jueves, 18 de diciembre de 2014

Por estas fechas


Fue una vecina la que dio el aviso. Al llamar a la policía dijo que el gato de los del tercero, de pelo atigrado y carita de pena, llevaba maullando sin cesar desde hacía dos días. Y que eso le había mosqueado bastante, por lo inusual.
Al llegar se encontraron las persianas bajadas. Penumbra espesa y ese olor dulzón que según las novelas del género siempre anuncia la muerte. Un piso de dos habitaciones, salón, cocina y un baño. En ambos dormitorios, el de matrimonio y el que evidenciaba ser el del crío, con un papel azul hasta media pared y una cenefa con dibujos de nubes, los cajones estaban abiertos y vacíos. Durante todo el recorrido que los agentes hicieron por la vivienda, un gato les persiguió algo inquieto, maullando y colándoseles por entre las piernas. El tintineo del cascabel, junto con su desesperante quejido, rompía burlonamente el silencio clínico de aquella inspección ocular.
En el salón se encontraron el televisor encendido, con niebla en la pantalla. Junto al reproductor del dvd uno de los agentes encontró la carátula abierta de una película de Frank Capra, y entre los dedos rígidos del hombre que yacía desangrado vena abajo en el sofá, una carta de despedida firmada por una tal Anabel, que terminaba con estas dos frases: "Y ahí te quedas con tu puto gato, mamón. Feliz Navidad.".
Lo primero que ordenó el sargento fue que le pusieran agua al minino, a ver si conseguían callarlo de una vez por todas.


Relato publicado en "La suave piel de la anaconda" (Talentura, 2012).

jueves, 27 de noviembre de 2014

Delirium

Imagínate que fruto de lo mal que lo estás pasando desde hace ya varios meses, tanto por lo del trabajo como por lo del tema de María Jesús, básicamente, al despertar después de una noche de mal dormir, entras en el baño y deteniéndote frente al espejo del lavabo te dices -con voz de conversar- que quieres suicidarte. Concretamente te dices, «esto no lo soporto más. Quiero morirme.» O algo así. La depresión es lo que tiene, que a veces te hace decir cosas que cuando no estás deprimido no se te ocurriría decir por nada del mundo. Pues bien, si eso sucede, todo lo que te ocurra ese día en el que te enfrentaste a tu reflejo en el espejo en aquellos términos tan definitivos, se explica a partir de aquel episodio inicial. El incidente a la puerta del estanco, por ejemplo, cuando al ir a entrar a comprar unos cigarrillos te topas con un perro ruidoso y malcarado que, amarrado a una farola, no cesa de ladrarle a todo el que pasa por la acera, entra o sale del establecimiento, esperando impaciente que su dueño se dé por aludido. Tú te quedas mirando un buen rato cómo se desgañita, cómo los pulmones están a punto de salírsele por la boca de un momento a otro y, de repente y de forma supongo que inexplicable a no ser por lo del incidente del espejo, reaccionas arrancando -no sin cierto esfuerzo- una varilla metálica de esas que sujetan los endebles arbolitos de la aceras y con ella le golpeas con saña varias veces en la cabeza, ante el estupor de los paseantes, haciendo que el animal se calle a medida que el reguero de sangre se extiende, viscoso y despacito, hasta alcanzar el bordillo y deslizarse por la pendiente que lo llevará a la alcantarilla. Y claro, alertado por el escándalo o porque alguien entra y le avisa, sale el dueño y se echa las manos a la cabeza. Entonces tú, sin esperar siquiera el lógico reproche, esgrimes la misma varilla metálica y alanceas a ese hombre, clavándole el metal en el pecho, provocándole con ello un dolor irresistible que instantes más tarde se convierte en estertor y luego en silencio.

*Mañana día 28, #glóbulosversos estará en Valladolid.

jueves, 16 de octubre de 2014

La otra


Aquel cuello no olía a la piel de Ana, pero casi. Este olor era algo más salvaje, más fresco y selvático, algo más natural que ese olor fatigado que acompaña a Ana incluso cuando duerme. Lo olió desde atrás, desde la nuca, apartándole el cabello y aspirando como si fuera su última bocanada.
Con suavidad la cogió del mentón y giró su cabeza hasta que quedaron una enfrente de la otra. Se detuvo en sus ojos. Ambos se miraron. A pesar de la penumbra reinante en la habitación, pudo percibir que aquellos ojos desprendían un brillo especial y más intenso, un brillo que poco o nada tenía que ver con la tenue frialdad de los ojos de Ana, a veces distantes y otras de un brusco marrón demasiado grave. Éstos eran menos terrosos, se diría, algo más evanescentes y, seguro, atravesados por leves pinceladas de un fulgor que los vestía de alegres y atrevidos. También percibió a otra persona, en la claridad con la que aquella extraña Ana le devolvió la mirada. Había embeleso en sus pupilas, una entrega feroz, dispuesta y física, que sin duda partía del puro deseo y no tanto del cariño acumulado después de tantos años de matrimonio envarado. Aquella mirada volvía a demandar placer y a exigir esfuerzo. Y eso a él le agradó.
La besó. Despacio, como se besa por primera vez a una desconocida. Ella respondió mordiéndose el labio inferior -quizá más rojo, quizá más ancho que el de Ana- en un gesto que desprendía anhelo. Luego él busco su piel por debajo de la camiseta que le hacía de pijama y le acarició los pechos, más firmes y rampantes que los de Ana.
Su amante, aquella mujer con la que ahora compartía cama y que le abrazaba con fuerza de hembra que apremia, se parecía mucho a Ana, su mujer, pero al mismo tiempo era distinta a ella en todo; en su tacto lascivo y experto, en el goce sincero y también en el grito satisfecho. Así que estando así, sudoroso y aferrado a aquel cuerpo tan parecido al de Ana pero sin llegar a ser el suyo, no le hubiera importado no despertarse jamás.

Relato incluido en "Glóbulos versos".
El próximo viernes 24 presentamos en Granada

jueves, 11 de septiembre de 2014

Juicio al arte

Cuando se quedaba dormida se le dibujaba una mueca estúpida. La boca se le caía por las comisuras, provocándole una cara de espanto que...  

Y el viernes 19, presentación de #glóbulosversos en Zaragoza.


jueves, 17 de julio de 2014

Post Mortem


El detective se mantiene apoyado en la pared, como dejado caer sobre ella. Las manos en el bolsillo y la camisa arrugada y por fuera del pantalón. Está cansado. Ambos lo están, después de... 


El 19 de septiembre presentamos #glóbulosversos en Zaragoza.

jueves, 12 de junio de 2014

Acromatismo 2014


No hay más colores que el gris. No hay amaneceres de rojos deslumbrantes, ni tardes azuladas de plácido sosiego en las que descansar echando la vista atrás después de una jornada en el trabajo. Ya nadie me regala corbatas estridentes que ponerme.



* Seguimos el #glóbulosversos World Tour. 
Puedes encontrar tu ejemplar en Talentura.

jueves, 15 de mayo de 2014

Aurora, o no

Aurora comienza asegurando que no se acuerda de nada, pero no tarda en dejarse llevar por mi entusiasmo. Así que al instante lo inundo todo de infancia. De nostalgia. Hablo de aquellos baños estivales en el recodo del río y...

Mañana viernes 16, #Glóbulosversos se presenta en Valencia.
El próximo viernes 23, #Glóbulosversos se presenta en Barcelona.

jueves, 10 de abril de 2014

Inverso

A mi padre

Francisco, escúcheme. Présteme un poco de atención que le he de decir algo importante. Y le coge la mano en un gesto compasivo, con el que intenta a su vez captar la atención del anciano.
Y el hombre de ojos verdes,... 

Mañana, viernes 11, 'Glóbulos versos' se presenta en Benicàssim

miércoles, 19 de marzo de 2014

Dejando atrás La Mancha

A la entrada norte de Cervera del Llano, hay un pequeño huerto de girasoles con las hojas apergaminadas, que en este otoño tan cálido le confieren al entorno un tono tostado de lo más acogedor. Hay justo encima del sembrado una... 

Y este sábado 22/03/04, presentamos en Madrid.

jueves, 20 de febrero de 2014

La emancipación

En la tele han dicho que en Canadá, que en un laboratorio de Canadá, han descubierto unas pastillas que evitan que te sientas solo. Mi novia está segura de haber oído la noticia, así, de pasada.
Eso es imposible, Charo... 


* Y a la vuelta de la esquina, "Glóbulos Versos", con Talentura Libros.

jueves, 23 de enero de 2014

Mis razones

Cierto que tuve que esforzarme mucho para descubrir en él siquiera un solo motivo que me evitara ceder a la repulsa y acabar odiándole. Porque por mucha condescendencia que uno ponga, resulta imposible obviar su tosquedad o sus cóleras, o soslayar su falta de hombría o su debilidad por el alcohol. O perdonar -y mucho menos olvidar- no solo la... 

* Y en marzo, nuevo libro. Con Talentura

jueves, 19 de diciembre de 2013

El último tren

Me gustaría que pudierais visualizarlo. Está tendido boca arriba, la cabeza, a la altura de la nuca, apoyada en el frío y duro metal y la espalda soportando en cada uno de sus centímetros de superficie, el incómodo recibimiento de los guijarros.
No hace frío.


* Relato incluido en la antología "De antología: La logia del microrrelato", de Editorial Talentura

jueves, 21 de noviembre de 2013

Esquirlas de explorador

La cama deshecha, un fregadero que rebosa desidia y ropa sucia por todas partes. 
Que en esta casa él ya no hace nada es un hecho, y además ayer por fin se dio cuenta de que era hora de partir. Fue a eso de las 22:40. 
Quiero una cabaña en... 

*Versión del relato incluido en "De Antología, la logia del micorrelato", de Talentura Libros

jueves, 17 de octubre de 2013

Vendimia

El cielo amaga esa cerrazón tan propia del final del verano, tan de playas desiertas, tan de ánimos hueros. Así que el salón, expuesto a través de un par de ventanas, permanece... 


jueves, 5 de septiembre de 2013

Señor Presidente

Hoy ya hemos follado tres veces y aún no ha anochecido. Ayer fueron dos, y otras tantas el lunes. Desde la conversación que mantuvimos está desatado. Regresa del...