jueves, 16 de febrero de 2012

El viaje

El sol le acaricia la cara a través de la ventanilla y a ella se se le ha escapado una sonrisa inconsciente. Tiene las mejillas y la frente sonrojadas por este tibio sol de...

. .

Y en breve, mi segundo libro: "La suave piel de la anaconda".

51 comentarios:

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Vaya, hombre! Cuando parece (otra vez) que nos vas a regalar una historia amable... zasca!

Al menos me hiciste recordar cuánto me gustaban los álamos blancos de mi niñez :)

Santi S. dijo...

Como la semana pasada no publicaste no confiaba hoy en encontrarme con otro de tus relatos.
Vuelves a hacerlo. No se cómo consigues, sin empalagar, llevarnos por un camino suave y de repente, llenarlo todo de baches.

abril en paris dijo...

Esa imagén idílica que nos vas contando tenia que ser por algo..
La infidelidad que provoca esa especie de "felicidad"..
¡ pobre Dani !

39escalones dijo...

Si ya se veía venir: mucho sol, mucho coche, mucha armonía con la naturaleza, pero luego, al turrón...
Ay, como la vida misma.

Juanjo Montoliu dijo...

Me ha gustado mucho el relato. Muy bien descrito ese punto de la infidelidad, en la que se ha superado el primer remordimiento y todavía no se ha entrado en la voluntad de cambiar la situación actual.
Él tampoco sospecha nada, todavía y eso ayuda; pero tarde o temprano lo hará. Bastará con atender a esas pequeñas señales que da su mujer.

Mita dijo...

Qué gente tan complicada.
Me encanta la foto de la cabecera
Besos

Mita dijo...

El título de tu segundo libro es preciosoooooooo
(no había leído la nota antes)
:)

Camy dijo...

Perfecto.
¡estoy ilusionada espeando tu segundo libro.
Un beso

campoazul dijo...

...Esas pasiones prohibidas se respiran de otra manera.
Me gusta el título de tu segundo libro.

Besitos.

Aldabra dijo...

Estoy con Juanjo, más tarde o más temprano ese idílico triángulo se romperá y las salpicaduras harán mucha pupa a los cuatro. Así es la vida.

Es perfecto (como relato) el momento en que ella, pensando en el otro, le acaricia la nuca a su marido. Y aclaro, como relato, porque no me quisiera ver en su piel. Nunca he servido para el engaño, es más, muchos me dicen que peco de ser demasiado transparente. A mi nunca me ha importado. Lo que soy es lo que hay.

Ayer ví "Castilos de cartón", hace años que leí el libro de Almudena Grandes, y la historia también es triangular pero muy diferente a este. Aquí hay un triángulo muy bien avenido y que aunque de principio puede provocar rechazo, luego uno termina por entenderlo. No es lo habitual pero puede suceder ¿por qué no? Si no la viste, es interesante, pero mejor el libro.

bqñs,

Concha Huerta dijo...

Que bien retratas el sentimiento del riesgo que enciende el deseo de esta mujer hipócrita. Una voz muy convincente. Me gustó. Un saludo.

N Ó M A D A dijo...

Y uno que se siente tan bien leyendo el sol en el salpicadero con los calcetines y los Smiths... Parece que nadie puede ser feliz si no es complicado...

Rebeca dijo...

Ja! Hay que ser malvada. Ni verguenza tiene!

Muy bueno Raul!

Saludos!

Rosa dijo...

Me gusta la suavidad con la que nos conduces al abismo de esa pasión clandestina.

Muchos éxitos con tu nuevo libro. Estoy deseando leerlo.

Besos desde el aire

Belén dijo...

¿Hasta qué punto las infidelidades llegan a ser conocidas?

Besicos

el viajero impresionista dijo...

Smell the flowers while you can...

Irreverens dijo...

Yo también creo que suele dorar poco ese gozo. Aunque también me consta que hay gente sin remordimientos.

Enhorabuena por el segundo chiquitín. Ya haré mi pedidito cuando se tercie.
:)

40añera dijo...

Por fin blogger me levanta el castigo y puedo decirte algo, aunque ahora no se me ocurre nada más que disfrutar de tus letras
Un placer

lopillas dijo...

Estoy espesa...quién es Isabel? gñe

roberto dijo...

Enhorabuena por ese segundo libro. Buen título.

Josep dijo...

Lo de los cuernos, como lo de la jodienda, no tiene enmienda.

Un día de estos Dani se aprieta el cinturón y choca contra un árbol y la pájara sale con los pies por delante por el parabrisas, volando al encuentro del amigo Miguelito.... ayayayay

Me alegro por el segundo..... ¿para cuando el parto?

senses and nonsenses dijo...

no sé si ha sido por el banner de La pianista, pero estaba esperando ya el fatal desenlace.
un agradable viaje con sabor a frío sol de invierno...

un abrazo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Te felicito por la publicación de tu segundo libro, que, seguro, nos traerá la elegancia a que nos tienes acostumbrados en tus textos; como en éste, sin ir más lejos.

Saludos.

ethan dijo...

Enhorabuena por ese segundo libro! Eres ya todo un veterano escritor, si señor!
Un abrazo!

Mario dijo...

Hoy estoy distraido y con flojera, me perdí con los nombres... igual muy interesante, como siempre. Suerte con tu segundo libro. Saludos.

Miguel dijo...

La pasión es eso. No entiende de fidelidades. Es así, salvaje y promiscua por naturaleza.
Excelente relato.
Espero que tu próximo libro slaga pronto a la luz.

Un abrazo.

plared dijo...

La fidelidad es compromiso y no siempre el mas facil. Algo que hoy en dia, se olvida con suma facilidad. En fin, tiempos de prisas, hasta para ser infiel........

Sigue sin dejarme poner la url, me dice que nmbre de un nivel superior no valido

Francisco Machuca dijo...

Una road movie deliciosa,pero me quedo pensando...justamente anuncias tu próximo libro precisamente en una road movie.¿Te estás preparando,amigo? La suave piel de la anaconda por nuevas rutas.

Rossina dijo...

muchas veces nuestros sentimientos son múltiples y basta con respetarse la propia esencia.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
De todas formas, el silencio es complise inadecuado...

Saludos de J.M. ojeda.
Buena semana.

Recortables y Quimeras dijo...

Ayyyy, cuando estoy sintiendo el sol en la cara....bofeton. ¡Me gustó! y lo de tu segundo libro...ummmmmmm, eso sí que me gustó, qué envidia! todo se andará...¡¡espero!!. Marta

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu libro!!!
Ya sabía yo que solo era cuestión de tiempo.
En cuanto al relato de hoy, lo que más me gusta es que no acabo de saber si es un trio consentido o una mentira. Esa incertidumbre redimensiona la historia.
Besos!!!

María

mi nombre es alma dijo...

Siempre he dicho que la infidelidad reside en los pequeños gestos. Ese acariciar de nunca mientras se piensa en como se ha follado con otro es mucho más reflejo de esa infidelidad que el propio acto del coito.

Francisco Machuca dijo...

Joder,me gusta mucho la portada de tu nuevo libro,Raúl.Se me antoja dos nuevos adjetivos abandonando los sustantivos para el nuevo milenio:elefantiásicos anacondos.

Merche Pallarés dijo...

Vengo del blog de ALDABRA a saludarte. Excelente relato y espero leer tu "Elefantiasis" después de la maravillosa reseña que te ha hecho nuestra amiga. Besotes, M.

MTeresa dijo...

Suele suceder,
somos abivalente,
dos caras en un mismo perfil,
humanos a la postre,
proclives al placer
sin medir consecuencias

LA ZARZAMORA dijo...

Esos revolcones son los que salpican con pimienta esa rutina de las carreteras.

¿Nuevo libro? Ya estabas tardando...

Besos, Raúl.

Anónimo dijo...

Los zorr@s son animales de lo más listos, nunca se les ve venir, ni tampoco irse.
Exelente relato.

JC

Antonio de Castro dijo...

Yo no veo riesgo en la doble vida de Bea: la magnifica descripcion "on the road" del paisaje no me parece exactamente idilica porque es demasiado abarcadora, faltan detalles (en una pelicula seria todo planos generales muy lejanos), pero precisamente por eso entiendo que refleja la posicion de seguridad y de poder en la que ella se encuentra.
(Al terminar de leer el relato, el titulo del segundo libro me ha recordado inevitablemente a Bea.)

Juan Romero dijo...

A veces estas cosas son las que completan otras relaciones.

En cualquier caso un gran relato.

Saludos.

Ro dijo...

No sé si pobre Dani. Algunos dicen que hay relaciones que suponen una carga tan pesada que hay que llevarla entre varios (varios se refiere a más de dos. Bea tiene a Miguel. Miguel a Isabel y en ambos vínculos hay algo en común: la incoherencia sobre la que se sostienen, perviven por cobardía de los implicados.
Enhorabuena por la inminencia de La suave piel.

Boris Estebitan dijo...

Hola, ha sido un enorme gusto pasar por tu genial blog, te felicito mucho, tienes un buen blog, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “Caminando bajo la luz de la luna”, te espero ahí, que pases un buen fin de semana.

Rosana Alonso dijo...

Hola, enhorabuena por el relato. Estoy de acuerdo con lo que afirma Anónimo María, no sé si deliberada o no pero esa incertidumbre le da fuerza al relato y obliga al lector a continuar la historia antes y después.

Enhorabuena por el segundo libro, me encanta la portada.
Ahora podré leer Elefantiasis y seguido La suave piel de la anaconda que seguro tendrá tanto éxito como Elefantiasis.
Soy recién llegada al mundo Talenturoso, y mi libro va justo después de tu Anaconda.

Saludos
Rosana Alonso

zayi dijo...

Quizás esos encuentros furtivos sea lo que haga que los matrimonios sean tan agradables...quien sabe...
Un besito.

Blanca dijo...

No sé que es mejor si el relato o saber que aparece otro nuevo libro y eso es muy bueno.

Ambas dos seguro que llevan impreso algo de un alma menos difusa cada día.

Un beso, Raúl.

Aldabra dijo...

gracias a ti, Raúl, por tus relatos y por tu blog, si hice el post fue porque lo sentía, lo siento... podía haber leído el libro y punto... pero me gusta compartir lo que me emociona.

me encanta el encabezado de hoy, el niño con ese globo tan rojo, tan corazón.

biquiños,

techocolatecafe dijo...

Magnífico retrato de la felicidad vacía.Sólo le falta darle como a los toros y desnucarlo. La infidelidad me resulta terrible,vulgar, y sin asomo de belleza.

Francisco Ortiz dijo...

La vida íntima, que tanto oculta y sirve para el disfrute nunca contado. Esa mujer feliz que feliz está hasta con lo cercano es alguien muy creíble.
Qué alegría ver que hay nuevo libro, amigo. Es la mejor noticia de los últimos tiempos.

plared dijo...

Excusas, siempre excusas para no afrontar, que un compromiso es un compromiso. Lo malo es que disfrazandolo, muchos jalean lo que no es mas...Que la ausencia de ese compromiso. Saludos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Llego de la mano de Aldabra y su reseña de tu libro y me alegro de haberlo hecho, Raúl, porque me gusta -y mucho- lo que encuentro.

Me gusta este relato con buen fuelle argumental, con un desarrollo estricto de la trama y ese final de puñalada que sirve para representar una escena que, no por habitual o conocida, siempre consigue una sonrisa cómplice o un rictus amargo.

Volveré para seguir leyendo.

Un saludo,

FantasiA y RealidaD +++ dijo...

Que agradable es encontrar tan buenos escritores como tu,soy aficionada a
aprender..y me encanta encontrar personas que con sus relatos nos hacen pensar...

mi enhorabuena..
estrella