jueves, 2 de febrero de 2012

Superhéroe

Es lunes por la tarde y su padre aún no ha vuelto del trabajo.
Alex lo adora. Es su héroe y se pega a sus méritos como una sombra. Ayer domingo, por ejemplo, se puso como un basilisco hasta que por fin cedieron en que le acompañase a lavar el coche. Bajo un...
.

61 comentarios:

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Maravilloso. He pasado por tres estadios al leerlo. Primero me recordaba a mí, a lo que sentía (y tal vez aún sigo sintiendo) cuando era como este niño. Después un jarro de agua fría, y un ser despreciable se presenta ante mí. Y por último confusión: ¿qué se le puede decir al pequeño Alex?, ¿qué es lo justo?

Santi S. dijo...

Muy grafico y certero el comentario anterior.Efectivamente, la jodida historia que planteas -de manera perfecta- provoca un montón de preguntas.
Sí señor.

roberto dijo...

Héroe y villano, todo en uno...

abril en paris dijo...

La mirada de un niño y el monstruo de las dos caras..tengo un nudo en el estómago Raúl.

mientrasleo dijo...

Me dejas sin aire hoy con esta complicada historia que apela al pensamiento del lector.
Magnífica
Un beso

Rochitas dijo...

adoré tu modo de narrar. Primero nos sumergiste en el mundo de Alex, sus padres, sus cotidianos, hasta pude ver la escena de la cocina, para darnos un cierre distinto, tácito.

Mario dijo...

Éste relato me encantó, creo que es el mejor que has escrito, el padre es el maltratador, una verguenza, pero le has dado matices, increible pero así sucede también, creo que es una desgracia ese tipo de hombres. El acto es imperdonable. Que decepción para el niño en el futuro. Saludos.

Belén dijo...

Me gusta la variedad de recuerdos que traes con este texto... pero si Alex no es tonto, sabrá qué superhéroe hace daño a mamá...

Besicos

39escalones dijo...

Joder, tío, ya me veía venir yo que tanta armonía inicial se volvería truculencia, pero ha sido más fuerte de lo esperado. El superhéroe supercobarde.

Lansky dijo...

Mi hijo me consideraba una mezcla de supermán y einstein, hasta que consideró que para seguir creciendo debía matarme (incruentamente o no tanto), cayó en el extremo opuesto. Ahora parece que tiene opinnines más ecuánimes sobr mí

Aldabra dijo...

¡¡joder, raúl!!

mira que he leído cosas sobre el maltrato pero este enfoque me parece muy bueno, más que por el enfoque por la manera de contarlo.

¿cómo un superhéroe puede ser también un matón?

este contraste es mortal.

biquiños.

¡jo!, del banner de hoy no tengo ni idea y después de lo de Coque Malla (oye, calcadito) pues ya no me atrevo a decir nada.

Francisco Machuca dijo...

Soy sensible con estas historias de relaciones entre padres e hijos,mi querido Raúl,es más,colecciono relatos,novelas y películas sobre el tema.Con tu permiso imprimo y para mi archivo selectivo,como está mandao.Yo vivo entre tres generaciones;los problemas de mi padre y los problemas de mi hijo.Soy el puto intermediario,la telefonista en medio de un montón de cables para que no se olviden los unos de los otros...
Me repetiría si dijera aquí,como siempre,que has escrito otro admirable relato que golpea en las consciencias dormidas.

campoazul dijo...

Dios que dolor de corazón!! Visto desde los ojos inocentes de un niño y desde los ojos del sufrimiento de una madre golpeada..., aunque por motivos muy distintos.

Besitos.

Beatriz dijo...

Me apasiona tu manera de ir desenmascarando al personaje con un ritmo (el just0) que me permite visualizar el relato en cada detalle.Sorprenderme. Ver la vida desde todos los ángulos.Y a veces hasta, ¡desgraciadamente!,pensar que pueden llegar a ser reales

Una maravilla de texto.
Abrazos

Juan Romero dijo...

El gran problema de ser, o no, un héroe es cuando no es una opción, es cuando es una obligación.

Te sigo, con tu permiso.

Saludos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Precioso; sin más comentarios.

Saludos.

Camy dijo...

Nada es lo que parece, o casi nadie...
Un beso

Reyes dijo...

Pues sí que era difícil enfocar el maltrato de otra manera ,y vas tú y lo haces nuevo.
Desde los ojos de un niño que adora a su padre.(doble palo).
Joder,muy bueno.
...
Abrazos.

Uno dijo...

Me has hecho pensar en aquellos que defienden como imprescindible la"figura paterna" en la educación de un niño. Estupenda historia.

flower dijo...

Me encanta, como de costumbre, tu técnica narrativa, aunque creo que un chavalete de siete años algo ya debe intuir si su padre le mete esas somantas a su madre. No sé, no me cuadra ese hombre bajo la piel de un maltratador.
Pero la historia está lindamente contada, llega al corazón y eso es lo que más cuenta.

Un besazo,

PD: Yo quería tu opinión en mi jardín, no la de tu colega. Regresa, porfa, y deja tu huella, ¿sí?

lopillas dijo...

Genial. De veras, buenísimo Raúl.
Creo que todos los superhéroes de pacotilla deberían leerlo.
Besote

Araceli Esteves dijo...

Todos los héroes tienen pies de barro, algunos de cieno.

Concha Huerta dijo...

Pobre chico, que trauma cuando descubra la verdadera persona que esconde su heroe. Me gusto mucho tu relato. Un saludo

Juanjo Montoliu dijo...

Me ha gustado mucho, Raúl. Es un golpe a los riñones. Cuando bajas la guardia, zas. Y es que uno no puede relajarse un momento cuando te lee.

Rebeca dijo...

Es dificil para un niño entender que aquellos a quienes ama pueden hacer daño.
Quiza no lo entienda aunque se lo digan.

Y es su héroe como todo niño de esa edad tiene a sus padres por héroes.

Es una pena que la vida lo decepcione así. Eso arruina mentes.

Muy bueno, Raul. Saludos

Oscilaciones dijo...

mUY BUENO..Rául-

Josep dijo...

Vaya final: ese chasquido de dedos me parece premonitorio: de tal palo tal astilla. Pobre mujer....

manuespada dijo...

Una historia terrible que, sin mostrar nada explícito, narra una situación en la que un niño que admira a su padre, algún día, descubrirá que no es un héroe, sino un villano, y ese conflicto tan sencillo, es a la vez tan complejo que te deja con el corazón en un puño.

senses and nonsenses dijo...

infancia interrumpida...
quien jode la inocencia de un niño es un canalla imperdonable.

un abrazo.

ethan dijo...

Muy bueno, pero me ha dejado mal cuerpo...

deWitt dijo...

Esto no es un relato, es una montaña rusa. Me has hecho pasar de la sonrisa tierna al escalofrío.

Alex B dijo...

Conociéndote un poco, intuía un final dramático. Lo bordas siempre, raúl, pero es tan triste...


( Puede que todos los Alex vivamos en el borde de la inocencia)

Un beso.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Nos has metido en la piel del niño y de la madre.

Miguel dijo...

Muy bueno el relato. Inquietante y apabullante la doble realidad que hay en esta vida. Nada es lo que parece.

Un abrazo.

MarySandel dijo...

Gracias por esta hermosa historia. Me ha encantado, aunque me ha dejado con un escalofrio en la espalda y con la terrible espina de responder la pregunta de Alex. Tambien agradezco por tus visitas, es todo un honor

Un fuerte abrazo desde Costa Rica,
Mary

J. G. dijo...

desde la espuma de los jabones hasta imaginar la realidad de lo relatada

plared dijo...

Joer, este si que es bueno. No dire nada ironico, ya que el tema es ya de por si jodido. Aunque pensandolo bien, hay plabrs que duelen mas que cualquier moraton y estas, no suelen venir del genero masculino. SAludos y bueno de verda este final

Por cierto soy plared, pero no me deja poner mi url...cosas de la vida o mas bien de estos blogs

plared dijo...

ahora si me deja, joer que cosas tiene la informatica....

Gabriela Amorós dijo...

R. eres único para poner el vello de punta a cualquiera con tus historias...

Besos de admiración.

cheshire55 dijo...

Hola, ola de mar..
Estremecedor relato. El niño duerme junto al monstruo sin saberlo, confundiéndole con un héroe. Y ella no puede romper esa imagen del maltratador por no romper el corazón del hijo.
Tremendo.
Y mañana, en otro relato, o quizá ya ha ocurrido, el niño descubrirá al falso´héroe y llorará de rabia, de impotencia por el ídolo caído. Y llorará de dolor por la madre que será en el futuro su héroe verdadero quizá, por no haber roto su niñez.
Un beso
del
Aire

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
A veces, solo a veces, se mescla la ficcion con la realidad...

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen relato.
Buen domingo.

ÁFRICA dijo...

Raúl no tengo nada que decir, pero llevo tiempo pensando en este relato, y no creo que se me olvide.
Un beso muy fuerte,

Cesar dijo...

Los ni#os de ahora no son tan intuitivos como 'eramos los de antes..

Recortables y Quimeras dijo...

Lo he saboreado, sí, me ha gustado el giro, no se, el punto de vista, ¡¡qué duro Raul!. Muy chulo

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Pocas cosas tan desgarradoras como la inocencia de Alex. Quién se atreverá a robársela. La vida misma, claro.
Directo al estómago. O donde sea que tus historias apuntan, siempre tan eficazmente.
Un beso admirado.

Antonio de Castro dijo...

Me sumo a los elogios de la técnica narrativa, que además de provocar en el lector diferentes emociones, sirve para tratar con fluidez distintos aspectos de la vida como la admiración por el padre, el cariño hacia la madre y, ya fuera del texto pero implícito en él, el futuro desengaño del niño.
Sin embargo, pese a su dureza y a tratar algo de tan triste actualidad, yo no dejo de verlo como un cuento muy positivo: entiendo que, de mayor, ese niño tendrá hijos que lo verán como él veía a su padre pero sin que, en este caso, sea una visión ficticia, y tendrá con su pareja una relación opuesta a la que su padre tenía con su madre.

cuadernosgavieros dijo...

Mil gracias por tus palabras y por desviar el navío hasta esta costa.

MTeresa dijo...

Impactante,
me ha estremecido hasta
el tuétano,
un relato magnífico,
felicidades

Irreverens dijo...

Cómo te pasas, Raúl...
Me has dejado K.O.

el viajero impresionista dijo...

Un "Crash" particular. Terrible elección para el día que descubra que los superhéroes, como los Reyes Magos, no existen. Saludos Raúl.

Maria Coca dijo...

Un relato que refleja estupendamente la visión de un niño. La mirada inocente con la que observa su mundo.

Impresionante.

Un abrazo, Raúl.

Juan Herrezuelo dijo...

Visto todo a través de los ojos del niño, un poco a la manera de "Raices profundas", el lector admira a ese "elegido", porque, bueno, quién no pensó alguna vez, como Paul Auster, que su padre era Dios. Al menos hasta que lo vemos todo a través de las magulladuras de la madre. Entonces todo da la vuelta, y lo que fue una sonrisa se convierte en dos puños apretados de rabia. Abrazos, Raúl.

techocolatecafe dijo...

Esta vez me has dejado tocada, Raúl. No puedo decir más.
Un beso.

plared dijo...

Veo que falta algo en el blog...Quizas una cita semanal.......

Anónimo dijo...

Tu ausencia preocupa. Echo en falta el relato semanal.
Espero que todo vya bien.
Saludos.

JC

David C. dijo...

No me esperaba ese final. Me sorprendiste.

Francisco Ortiz dijo...

Punto de vista, punto de vista. Nadie te gana, amigo.

zayi dijo...

Ojalá no lo imite en todas las cosas que hace...ojalá crezca y se quite las gafas de sol...
Un besito.

N Ó M A D A dijo...

:_(

A falta de palabras, de tejo el smiley...
Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Esos héroes de barro acaban en el lodo de los recuerdos infantiles.

Besos, Raúl.

Blanca dijo...

Y aquí es cuando una se queda sin letras y quiere escribir más cosas y no puede porque le entran muchas ganas de llorar por tantas mujeres que sufren día a día..

Besos.