jueves, 10 de noviembre de 2011

Revisited

Cenan pronto, como a las siete, y lo hacen en silencio porque después de tanto tiempo ya no saben si les queda algo por decirse. Al terminar, vestida con un batín de raso anacrónico, ella pone el...

.

A mis amigos Miguel Sanfeliu, Elena Casero y Alfredo Moreno, que recientemente han publicado libro.

49 comentarios:

Rosa dijo...

Me encanta, desde el batín de raso anacrónico hasta ese jardín tan abandonado que me han dado ganas de coger las tijeras y podar. Se respira esa soledad y esa tristeza tan bien plasmada.
Enhorabuena Raúl!!!

Besos desde el aire

Josep dijo...

Esos gritos desgarradores de la pantalla duraron muy poco en los oídos de Norma: quizás tu relato inventado fuese el sueño de Arthur por muchos meses....

Esos que mentas, todos juntos, darían para una enciclopedia de talentos extinguidos...

Un abrazo.

40añera dijo...

Ese jardín lo dice todo, lo malo es que el tiempo se congeló antes y jamás se perdió la sinuosidad de su talle
Un beso

Santi S. dijo...

Hoy tu baner lo dice todo.
Qué hubiera sido sí...

Rebeca dijo...

que soledad! Mucho amor por parte de ella para privarse de hijos y mucho egoismo por parte de el para pedirselo.
Excelente la metafora del jardin.

plared dijo...

Dos que se conocen tanto.....que se ignoran. Cosas de la convivencia..creo

Belén dijo...

Por dios, eso no es domesticar, eso es humillar!!

Besicos

Lansky dijo...

¿Anacrónico el batín de raso? Bueno, me lo quito el mío.

Saludos y enhorabuena

39escalones dijo...

Curioso lo de "Vidas rebeldes": se fueron juntos Norma, Clark y Monty.
Gracias, muchacho.

Maite dijo...

Fenomenales esos retratos psicológicos de los personajes a través de las descripciones y comportamientos de los protagonistas. Bravo, Raúl.

ethan dijo...

La decadencia y las vidas rebeldes muy bien conjuntado y expresado.
Un abrazo!

flower dijo...

Ella acabará alcohólica. ¡Pobreta!

¡¡Viva la insumisión!!

Me río con ganas.

Mua,

Beatriz dijo...

Algo más que ficción. Fotogramas de soledades compartidas. La vida mustia, marchitándose como ese jardín.

Hermosas imágenes en tu relato.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Maravilloso relato. Qué bien traspasas el cristal hasta lo íntimo.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Qué bien lo describes. ¿Por qué nos gustará leer estos dramones?

roberto dijo...

Un cuento de cine, en todos los sentidos.

senses and nonsenses dijo...

Norma Jean Baker será joven eternamente. el milagro del Cine. y con sus películas soñamos, con casi todas, y nos olvidamos de la puta realidadl.

un abrazo.

Francisco Machuca dijo...

Me parece que hoy te has comportado como John Huston.El pobre tuvo que lidiar como un rebelde,porque él lo fue,para tirar adelante un proyecto dificilísimo.Tres actores ya en la ruina de sus vidas,también de sus vidas rebeldes pero fueron valientes porque dejaron todo lo que eran,lo que fueron;grandísimos actores para una película magnífica.Al menos.

abril en paris dijo...

El principio del fin empezó con la novela de él y con el guión de la película de ella..
¡Trágico, triste !
Tu relato nos encoge el corazón...voy a por el whisky :-(

Anónimo dijo...

Jooo!!!
he de confesar que en una primera lectura no habia caido en que la protagonista era ni más ni menos que la Monroe. Ha sido gracias a los comentarios cuando me he dado cuenta.
La historia me parece ahora incluso más potente, porque has conseguido inventarte el presente de un mito muerto, y a mi me ha aprecido de lo mas creible.
Besossss.


María

Elena Casero dijo...

Gracias por la dedicatoria de tan estupendo relato. Me ha gustado mucho,ya te lo he dicho en el feisbú.

Nos vemos.

Un abrazo

Miguel Sanfeliu dijo...

Los mitos en la intimidad. La soledad tan espesa. La incomunicación que les aplasta. Las diferentes direcciones de sus deseos, que ya no pueden converger, que les separan irremediablemente. Un gran relato condensado con esa pericia que te caracteriza. Gracias por la dedicatoria, amigo. Espero que no tarde en salir tu segundo libro.
Un abrazo.

Blanca dijo...

Con tantas almas saboreando voy a ser breve.

Depravado y delicioso el relato.

A sus pies D. Raúl.

Isabel dijo...

Excelente relato de lo que pudo haber sido y no fue.

Un placer leerte.

Saludos.

Aldabra dijo...

tus protagonistas se han acomodado así que tienen lo que se merecen.

no me dan pena porque tienen posibiidades de volver a empezar.

no es facil pero merece la pena.

biquiños,
Aldabra

Tesa dijo...

Hay sacrificios que nunca son recompensados.
Lo que pasa es que, cuando se piensa bien, ya se piensa tarde.

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Queda claro, que la parte más importante de una casa, es el jardín.
Hermoso.

Juanjo dijo...

Magnífico, Raúl, pero no vuelves a mi casa hasta que tenga el jardín en perfecto estado. :)

Juan Herrezuelo dijo...

Esto fue after the fall, naturalmente, si es que una diosa puede realmente caer ni aun en su condición de misfit. Norma Jean con batín y ginebra y Arthur en pijama: ¿Ginebra? ¿Arturo? ¿Rutina artúrica sin Lanzarote ni míster president?
Hermoso, aunque desolador, juego de espejos.

mi nombre es alma dijo...

Ya sabes lo que se decía, con sarcástica maldad, de la inteligencia de Arthur y la belleza de Norma y lo que sus hijos podrían heredar. Nunca lo sabremos.

Deigar dijo...

Los errores del pasado, incrementan el remordimiento del mañana. La realidad puede llegar a golpearte día tras día, sin cesar.

¡Saludos literarios Raúl!

zayi dijo...

No hay nada como un hombre de verdad... de esos que no parecen muertos en vida...de los que te hacen reír.

Muy bueno, Raúl.

Un beso.

MTeresa dijo...

Destila melancolía este relato,
una nostalgia agridulce
del tiempo que se ha perdido,
muy muy bueno,
felicidades

Oscilaciones dijo...

Yo a Norma la veo, como un producto triste de una industria como otras.
Arthur si tenía talento, pero no tenía el culo de Norma.

Ro dijo...

La misma soledad en este relato que en la piscina de su casa el día que murió Marilyn. Recuerda a las Palabras de Bob Dylan en Fotorretórica de Hollywood, el manuscrito perdido.

Miguel dijo...

Una feliz narración de un momento ¿feliz...? El cine es cómplice de ese sentimiento que invade la rutina familiar.
Muy bueno el relato, Raúl.

Un abrazo.

Antonio de Castro dijo...

Es impresionante, admirable o, sencillamente, sorpredente, la capacidad del cine para reflejar los sentimientos de espectadores de lo mas variopinto a traves de historias que, en muchas ocasiones, tienen muy poco que ver con sus propias vidas, pero que acaban acercandose a ellas por la enorme fuerza metaforica de las peliculas. Porque no hay Clark Gables, Montgomery Clifts o Marilyns en la vida real, pero, en el fondo, no somos un poco todos una mezcla de todos ellos?

deWitt dijo...

Llego aquí derivado por el amigo Antonio de Castro y me encuentro con este maravilloso retrato que sólo puedo aplaudir e, incluso, envidiar.
Enhobuena, creo que has reflejado muy bien cómo fue aquel matrimonio.

Un saludo

DeWitt

campoazul dijo...

Pobres vidas vacías. Una gran casa sin ruidos humanos y un jardín que crece a su manera..., triste del todo.

Besitos

Miguel Baquero dijo...

Me han parecido terribles tanto el egoismo de él como la falta de personalidad de ella. La culpa de ese fracaso hay que repartirla a partes iguales... y también a partes iguales la situación lamentable en al que están, habiendo infinitas cosas que hacer antes que dejar pasar el tiempo de esa forma absurda...

aina dijo...

Como la vida misma.

Marcos Callau dijo...

El abismo hacia el alcohol. Muy bueno, Raúl. Me recuerda a "Días de vino y rosas". Un abrazo!

leo dijo...

Jo, pues sé que es un poco cañero decir esto, pero dios los cría y ellos se juntan. Qué pena da la ficción cuando la realidad la confirma.
:-)

Anónimo dijo...

Qué radiografía del Alma lisiada!
Cobardes, resignados, no saben de AMOR, no lo dan, no lo reciben....Qué vida más pobre!
No es culpa del "empedrado", han elegido "sobrevivir" de este modo.
Excelente !

Maria Coca dijo...

Logras que el lector viva en esa gran mansión destartalada. Me encanta cómo escribes, Raúl.

Un abrazo.

Camy dijo...

Tus amigos se sentirán felices con esta dedicatoria, además, claro, de publicar un libro...
Hace tiempo que estoy alejada del blog pero el regreso a El Alma Difusa me hace pensar que no ha pasado una semana, el relato de realidades, de alejamientos sin palabras y esa atmósfera de clarososcuros que dibujas sigue siendo igual de atrayente.
Realmente se "saborea"
Un beso

Francisco Ortiz dijo...

una más.. Al menos.
Eso es saber decir, Raúl.

Alex B dijo...

Muy bueno.
¡Qué pena por ella, que ni siquiera tuviese un poco de suerte en los relatos que la reinventan!

Se palpa su soledad.
Un beso.

La Zarzamora dijo...

Siempre me sobrecogió esa dulce decadencia de los días de ginebra y soledad.
Ay de esos rasos anacrónicos... sonrío.
Besos, Raúl.