jueves, 29 de septiembre de 2011

Incomunicación

Anda desesperado, sin saber qué hacer. Desde que llegó, y ya va para dos meses, no encuentra resquicio para el sosiego e incluso ha pensado lo peor.
Y eso que cuando...

* El pasado viernes ELEFANTIASIS terminó en Sevilla su periplo promocional.
* Gracias a todos por vuestra continua presencia durante todos estos meses.

44 comentarios:

Rosa dijo...

Que soledad tan enorme se desprende de este personaje. La timidez puede ser una cárcel.

Me alegro muchísimo de tus exitos. Enhorabuena!!!

Besos desde el aire

Lansky dijo...

La timidez y no saber chino, Rosa

39escalones dijo...

Y un periplo largo, vive Dios. Gracias a ti.
Deduzco de tu -excelente, como siempre- relato, que, de momento, presentación en China, nanay...
Abrazos

Anónimo dijo...

Entre tanto chino, su personaje corre peligro de olvidarse de sí mismo.

Anónimo dijo...

A veces una huida no es la mejor de las salidas. Queda claro que tu personaje huyó, pero erró en el destino elegido.
Besosss!!

María.

ethan dijo...

Así se debe sentir Camacho (jajaja) "Lost in traslation" total!

Francisco Machuca dijo...

Magnífico.Largo viaje,amigo.Todavía conservo la luz del Voramar,la primera luz.Me reconozco en ella.

Gracias a ti por haber hecho posible esos encuentros inolvidables.

Tesa dijo...

Jo.
Es lo mismo que me pasa a mí en Barcelona.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

¿Pero qué hace este hombre en la China? Pudiendo haberse ido a comer un arrocito en Castellón.

Aldabra dijo...

tu historia retrata una historia muy cercana a mí... dicen que los gallegos sufrimos de "morriña", yo no sé lo que será pero sucede, esa angustia que te sobreviene con la distancia emocional y espacial es muy dolorosa y a veces insalvable... no queda más remedio que volver a lo conocido y seguir como si no se hubiera producido el salto

¿no vas a traer Elefantiasis a Galicia?

biquiños,

Maite dijo...

Tu relato es un reflejo fiel de tantas soledades que se me pone la piel de gallina. A pesar de estar rodeado de millones de personas, uno nota esa falta de comunicación, incluso con los de al lado, porque hablando la misma lengua, muchas veces no hablamos el mismo idioma.
Si lo que hizo fue por huir, esa es la peor solución, hay que afrontar primero para decidir después. Abrazos y felicidades por tus éxitos "de Sevilla al cielo" ;)

aina dijo...

No hay talonario que lo justifique.

senses and nonsenses dijo...

una sonrisa puede cambiarte el día, ...o toda una vida.

un abrazo.

Uno dijo...

Sin llegar a esos extremo chinos, yo me he sentido aislado en Londres cuando mi inglés era muy precario. Y es que una cosa es decir "cofi, plis" y otra poder mantener una conversación medianamente inteligente. Tanto es así que, con el mejor acento de Oxford, prendí a decir: "discúlpame, en español no suelo ser tan aburrido."

roberto dijo...

Ya lo dicen, hay que aprender chino.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Otro más que lo primero que hace es meter en la maleta los fantasmas de los que huye. Así ni aun sabiendo chino...

Juanjo dijo...

De nada, hombre. Pero si estás insinuando que la próxima presentación es en China, ni de coña vamos, que me han dicho que de bares andan muy mal.

Alice vio la luna... dijo...

Noto tu sonrisa mientras tecleeas...

Un beso, ¡críptico!

lopillas dijo...

ké bueno! nos teletransportaste bien lejos en un pis pas eh?!
Pobre hombre
Besitos

Blanca dijo...

Nunca hay nada lejos, ni demasiado cercano. Casi todo no es ajeno.

Con Elefantiasis has llegado lo más lejos. Ahora queda el grande y un merecido descanso.

Abrazo y felicitaciones

piensaenbrooklyn dijo...

China, que gran país, y que pila de productos importamos no?
Acabas las giras.......

zayi dijo...

Debe ser terrible no poder comunicarse...bueno, yo lo pasaría fatal porque me hablo con todo el mundo y todo el mundo me habla.
Me da pena el chico.
Un besito.

40añera dijo...

"Lost in Translation" que diria sofia...
Yo también sonrío
Besotes

Josep dijo...

Creo que al protagonista de tu relato le falta el valor que tú tienes y se ha quedado mudo y sordo dando muestra de tontería y debilidad, porque si vs a China ya sabes lo que vas a encontrar: nada de pa amb tomàquet i pernil.

Ya te veo empezando la gira mundial en Pekín, porque este año íbero habrá sido únicamente de entrenamiento, ¿no?

Un abrazo.

plared dijo...

Veo que el desamor se hace rey indiscutible de estos ultimos escritos. Sin duda, se acerca el otoño....

Miguel Baquero dijo...

Tiene que ser horribler estar en un sitio donde no te entiendes con nadie ni comprendes lo que te dicen... A mí me pasó en Asturias ;-)

Concha Huerta dijo...

Que desesperante puede resultar no poder comunicarse ni entender nada de lo que uno vive. La única salida aprender el idioma, claro que el mandarin es complicadisimo, pero por lo menos habria que intentarlo. Saludos

Rossina dijo...

Espero que pueda variar su rumbo, o bien que se esmere por lograr un mínimo de comunicación. No somos nada sin la palabra...
Qué oportunidad para aislados del afuera nos internemos en lo más recóndito de nosotros mismos.

Marcos Callau dijo...

Bueno, Raúl. Hay que ver lo perdido que se encuentra nuestro amigo en China. Un abrazo.

Maria Coca dijo...

Pobre personaje... Vive dentro de su propia opresión.

Besoss


P.D.: No pude estar ese día en la presentación de tu libro. Una verdadera lástima. Me hubiera encantado acudir. Espero que todo fuera de maravilla.

Alex B dijo...

No hace falta irse a China... pásate por el Cobo Calleja en Fuenlabrada y verás....
( toda una experiencia)
Un beso grande.

La Zarzamora dijo...

Si es que con la de destinos interesantes que hay...
Mira que la China, igual necesitaba "Orientarse" un poco.
Besos, Raúl.

plared dijo...

El encanto de lo oriental o el aburrimiento de lo distinto. Que se suele dar mas de lo que siempre reconocemos..... De cualquier forma china, lo que es seguro es que esta lleno de chinos

Miguel dijo...

La soleda la puede producir millares de cosas, y esta, no saber el idioma en el país en que vives, sería una de ellas.
Enhorabuena por la marcha de tu libro.

Un abrazo.

La Co dijo...

Es que, a pesar de todo, uno siente en su lengua materna.
Es bien difícil estar aislado en medio de la gente, nunca se siente uno más solo, nunca más abandonado o huérfano de humanidad que allí donde todos te ignoran y siguen de largo.
Desolador.

Belén dijo...

Es lo que dicen, que cuando huyes, el problema se va contigo...

Besicos

Irreverens dijo...

Si es que eso de huir nunca ha sido una buena solución, sobre todo cuando de lo que se huye hunde sus raíces dentro de nosotros mismos.
;)

Mita dijo...

Cuando uno inicia "el viaje" -de ida, de vuelta-, debe saber que ha de ser capaz de readaptarse.
Besitos

campoazul dijo...

¡Pobre! ...Es que en China es un poco complicado comunicarse y entender los letreros sin saber chino... :)

Besitos.

Antonio de Castro dijo...

Me gustan mucho estos relatos que transmiten tanto con solo tres parrafos (a lo clasico: planteamiento, nudo y desenlace), y casi sin trama. A este le da mucha fuerza el hecho de que el personaje este en un pais tan remoto como China. Y coincido con lansky en eque, en este caso, es no poder comunicarse en un idioma, con todo lo que ello implica, mas que la timidez, lo que provoca el fracaso final de Rafa.

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Pobre Rafa! Entiendo que la primera reacción de alegrarse por semejante destino debió haber sido su dolor por Verónica...
Maravillosamente narrado, como es tu costumbre.
Un besote.

Elena Casero dijo...

Todavía llego antes del final de jueves. Es que lo de China debe de ser muy duro.
Aunque creo que tú no tendrías problema. A ti te entenderían, seguro.

Un beso

Juan Herrezuelo dijo...

Y acaso Raúl y Verónica habían roto porque ya no se entendían como antes. Es por eso, tal vez, por lo que el laberinto chino le resulta tan espantosamente paradójico: porque ha multiplicado internacionalmente una incomunicación puramente doméstica. Es lo que tiene huir de una soledad hacia otra: que te pierdes en el medio de las dos. Abrazos.
(¿Cómo se vio Sevilla tan elefantiaseada?)

flower dijo...

La verdad es que me perdí la vorágine de elefantiasis, pero ahora que ya sé quién eres, ahora que sé que me gusta cómo escribes, me colaré en el bucle de tu próximo libro y lo disfrutaré en todas las vueltas que pueda de su remolino.

Un besazo y que tengas mucha suerte en el segundo "parto".

Mua,