jueves, 22 de septiembre de 2011

El hijo

Desde luego no es arisco, aunque tampoco simpático en exceso. Diríamos que es cortés pero algo distante. Ni habla mucho ni evita las palabras. Es mesurado y de mirada azul, limpia y... .
.
.
Mañana viernes, a las 21h, ELEFANTIASIS se presenta en La Fuga Librerías, Sevilla.

44 comentarios:

Anónimo dijo...

Destila paz con uno mismo este relato. Lib.

Josep dijo...

Podría parecer tristón, pero creo que es un hombre tranquilo, que es muy diferente...

Que vaya bien mañana, Raúl: me refiero al post-presentación, claro: noche de viernes y en Sevilla: tú sí que sabes...

Un abrazo lleno de envidia azul.

Rosa dijo...

Un plácido relato. Me ha gustado especialmente el perro lamiéndole la mano y ese mirar las estrellas como buscando algo.

Besos desde el aire

PD. Suerte mañana y disfruta.

Santi S. dijo...

El hijo....de Dios.
Esto es un buen retrato del hijo de Dios, no me cabe la menor duda, tio.
Saludos!!!

Anónimo dijo...

De todas, ¿cuál es la estrella que tanto añora? Y ¿por qué?

Ever B. Martínez dijo...

Seguro hay cosas que el chico no quiere decir: Aún así es un buen hijo.

Saludos Raúl...

39escalones dijo...

Magda, jopé, qué confianzas...
¿Esto es acaso una premonición por el Cristo elefantiásico que se va a montar mañana en Sevilla?

Juanjo dijo...

Jesús, ¡qué relato!

Lansky dijo...

Lo más terrible, en mi opinión claro, no es que no se comprometa, que se deslice sobre la espuma de los días, que diría Boris Vian, sino que no le ponga nombre al perro: eso sí que es desapego a la vida. (Esta muy bien el relato)

Maite dijo...

Genial narración de la personalidad del protagonista a través de los hechos que han acontecido en su vida. Tiene muchos puntos de fuga, uno se hace muchas preguntas al leerlo, ¿quién es en realidad? ¿emana paz o tristeza? ¿a quién añora?
Me ha gustado muchísimo, Raúl.
Suerte mañana en Sevilla, seguro que va a ser un éxito!!

Beatriz dijo...

Bueno, seguiré pensando en la confusa personalidad de ese hijo,o sea imaginaré, que es la hermosa tarea del lector. Eso tienen los buenos relatos que dejan que el misterio de los personajes se desoville en cada lectura, con cada lector.

Me atrapan tus textos-
Un abrazo

Anónimo dijo...

En el nombre del padre, del HIJO y del espíritu santo...
Si, yo tambien podría imaginarme a Jesuscristo así en la actualidad. Por qué no.
Has pasado de matar a uno por celos a hablar del mismisimo Dios....Jajajajaja.

María

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Cómo no va a transmitir paz, tratándose de quien se trata...

Tesa dijo...

Parece un tipo aburrido, como aquel Emeterio del chiste.

antonio dijo...

Me gustaría ver la cara de ese perro.

Saludos y disfruta Sevilla.

flower dijo...

Doy clase a peques y siempre, desde que soy maestra, he sentido aprecio por esas personas que desde niños no se les oye demasiado en clase, aunque dominan el arte de hablar, que pasan desapercibidas aun teniendo una personalidad que me hace sonreir, que nunca quieren destacar, aunque destacan más que nadie.

Paradojas de la vida.

Besetes,

Alice vio la luna... dijo...

La infancia deja marcadas tantas almas para siempre... Se me han puesto los pelos de punta, por la cercanía del relato.

Un beso, Raúl.

Rossina dijo...

Una rutina de vida que ni cambia ni permanece estática ante la mirada de los otros y de nosotros mismos.
Sugiere sin sentenciar.
Pensé en algún momento en la aventura de un lector de Calvino.

Miguel Baquero dijo...

Algo raro tiene que tener ese muchacho para que no quiera aprender a nadar con la excusa de que de momento no lo necesita, o algo así...

Belén dijo...

No quiere nadar? Siempre dicen que tienen miedo, quién sabe...

Suerte Mañana

Besicos

Juan Herrezuelo dijo...

Hace bien en cuidar a ese perro: los perros ni te traicionan ni te niegan. (Espero que mañana te pegues una escapada elefantiásica por el barrio de Santa Cruz, de noche y embozado, como merece el lugar.) Un abrazo.

Ron dijo...

Pues a mí me parece un buen hombre. Renunciar al amor también es una opción respetable como otra cualquiera.

biquiños,

¡y suerte en Sevilla!

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Una vez más magnifico.

Un abrazo.

Elèna Casero dijo...

Casi nostalgica. Será porque sabe más de lo que tú nos has contado. Leyendo entre líneas encontramos el por qué.

Suerte en Sevilla

lopillas dijo...

Nos has presentado a un personaje con el que podríamos llevarnos bien todos. Presentantos a uno antipático, Raúl. Te animas?
Besitos

plared dijo...

Quizas, mas interesante que lo que dice, sea lo que guarda para si en perpetuo silencio

roberto dijo...

¡Disfruta en Sevilla!

campoazul dijo...

...Tranquilo sí que es. Pero interés no tiene ninguno el tío y morbo menos.

Besitos.

ROJO CABAL dijo...

Y porque, el hijo, no le pone un nombre al perro? ...

zayi dijo...

Por acá hay uno que se le parece, a mi me da mucho miedo...le evito en la calle y cuando me mira, se me congela el aliento. No me gusta nada la gente así.

Un besito.

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Qué placer el de irse vertido entre página y página... qué suave relato este. Bravo.

Marcos Callau dijo...

He visto al hombre leyendo en el jardín interpretadfo por Fernando Fernán Gómez...

shunca dijo...

¿Nostálgico por alguien o nostálgico por la vida que quiere y no se atreve a llevar?

Miguel dijo...

Leer en un jardín asilvestrado, con una barba también asilvestrada tiene su encanto.
Ya nos contarás cómo te fue en la presentación.

Un abrazo, paisano.

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Apuesto a que sueña con encontrar en ese rato de lectura lo que la prudencia o sus temores le impiden conseguir bajo las estrellas.
Un beso muy grande.

ethan dijo...

Espero que te haya ido bien por Sevilla, siento no haber podido ir a la presentación, pero estaba fuera de la ciudad.
Un abrazo!

Victor Vilche Torres dijo...

My buen relato...

Betuel M. Padilla dijo...

Me recordó en demasía a mi hermano...
siempre es un placer leerlo caballero, tenga usted ¡buen día!

Alex B dijo...

Mi amigo Jesús, tambien es así.
Qué coicidencia no?

Muy bonito.
Un beso.

Ester dijo...

A saber de dónde habrá salido este...
;)

La Zarzamora dijo...

Un tipo sin sabor, sin penas ni glorias.
Besos, Raùl.

Antonio de Castro dijo...

Esperaba un final truculento despues de esa paz que poco a poco se va agitando como la superficie del agua bajo una brisa. Quiza lo mas triste sea eso, la falta de pasion y la dejadez que envuelve al personaje.

AdR dijo...

Tiene algunos puntos en común conmigo, supongo que también tendrá algún vicio oculto...

Abrazos

Recortables y Quimeras dijo...

Raul, primer día por tu blog. Me encantó este relato...es tan, tan, tranquilo. Me hiciste pasar un buen rato! qué chulo!