domingo, 6 de julio de 2008

Veo, Veo...

Maribel...

25 comentarios:

Belén dijo...

Los vecinos de escalera esconden muchos trucos y secretos... y cada uno tiene su historia, afortunado el que consigue desengranarlos y contarlos con la frescura que tu los cuentas querido...

Besicos

Sendieva dijo...

La descripción de la mujer con dos características que no sé porqué siempre os gusta tanto, jejeje,

Sigo captando ese algo en tu modo de escribir, quizás esa limpieza de palabras a la vez sin ultilizar la más bonitas, las que más adornan.

Como siempre me gustó ese algo, y esta historia, aunque no se si es que estoy algo torpe hoy, pero en algo me perdí...

Un beso

Anónimo dijo...

La vida es tan sencila....Todo consiste en asomarse a la ventana y verla pasar, a ser posible, con unos ojos amabes y una sonrisa en la boca. Te ha quedado genial....como siempre.

María.

Camille Stein dijo...

el placer de observar la vecindad secreta

tantos mundos por descubrir y tan cercanos

un abrazo

Arcángel Mirón dijo...

Yo me pregunto a dónde iban.

ALMA dijo...

Si esto fuera uno de tus relatos peliculeros no tendría dudas, me imagino mirando por una ventana indiscreta porque no tengo nada mejor que hacer, ni quiero y observo el devenir de la vida, la sencilla y esplendorosa vida.
Pero esto no es una peli, por eso se que esto es tu manera de describir el devenir de la vida, la sencilla y esplendorosa vida, una manera hermosísima de describirla.

Un beso

Aire dijo...

Hola, ola de mar...

El relato tuvo el mismo sabor que algún que otro rato de mis mañanas, cuando me siento sóla en una terraza de una calle peatonal de León. A veces me da por observar, y te fijas en muchos gestos, formas de andar, de sonreir de otros.
Confieso que la mayor parte de las veces, no miro, pero cuando lo hago.., me parece estar viendo una película. Y cada detalle de ella habla de algo a quien observa.
Un beso..o dos.
Aire

Ayshane dijo...

Qué bonito es mirar por un hueco y ver a las personas, quedarte con los detalles importantes, lo esencial que a primera vista definiría a alguien...

besitos

Anónimo dijo...

La verdad es que ando un poco perdida en esta entrada,he tenido que leer los comentarios y aún así sigo confusa porque no sé si es el vecindario o el devenir,jajaja,en fin los que te conocen seguro que lo saben,en todo caso es una historia bella o me lo pareció.Un beso.Gcc

Tesa dijo...

Yo no apostaría por la unión feliz de Sonia y Ricardo
...y mira que suelo ser optimista.

Sotto Voce dijo...

Esta vez no sé...
No sé quien es Maribel, pero parece alguien observador...
Eso de observar es algo que igual a veces ni percibimos, y que otras nos hace montarnos películas alrededor de las escenas que nos encontramos.
A veces me ha pasado...

Creo que cada persona es un mundo, una película inédita, una historia...
Puede que muchas, apasionantes...

Un beso, mi maravillosa palabra escrita...
(eso siempre)


SV

Juan 43 dijo...

Por un momento pensé que el pobre pequeñajo Tito (Curioso nombre, je, je, ;-) se escurriría definitivamente de la mano de Maribel para acabar estrellándose contra la botella de butano. Y Pepe luego contaría una historia absolutamente rocambolesca y mentirosa.
Abrazos niño, y sigue mirando que hay muchos nombres impregnados de anécdotas.
Besos.

¡ Salud !

Isabel Romana dijo...

Ves mucho, la verdad. No tengo ni idea de quienes serán esos vecinos. Besitos.

Anónimo dijo...

La primera obligación de un escritor, es saber observar.

Camy dijo...

Esta vez creo que te apartas del cine americano y me suena más a película española de los años 50/60. Me da igual, yo lo leo en blanco y negro y los personajes de barrio muy obrero pero Maribel muy guapa y con cada rizo en su sitio. Sonia y Ricardo, tristes, demasiado tiempo de novios y justo salario..Lo de la voz machorrada, tengo que saber lo que es.

un beso

ALMA dijo...

Hacía tiempo que no te traía algún poema, y hoy tras mi ventana indiscreta desde donde el poeta observa la vida, te traigo este de Jorge del Rosario:
CRISTALES ROTOS
El sonido de sus pasos me hace soltar la guitarra.

La veo pasar a través de mi ventana
y me pregunto:
¿Quién habra labrado
esos surcos en su cara?
¿Quién pintó de blanco
sus sienes tan tempranas?
La veo pasar
y me pregunto:
¿Quién será el afortunado
destino de su perdida mirada?
La veré pasar un día
y los cristales
marcarán mi cara.

Segurísima estoy que en tu cara se han marcado fuertemente los cristales de muchos años tras la ventana de la inspiración.

Un enorme abrazo que no te hace falta imaginar

Raquel Fernández dijo...

Siempre que paso por acá, te digo lo mismo. Es tan bella tu manera de escribir. Tus textos son como pequeños cortos cinematográficos, te leo y me parece estar viendo a esos personajes tan entrañables. Qué maravillosa la capacidad de poder observar el mundo así, hasta lo cotidiano toma ribetes mágicos.
Voy a enlazarte a mi blog, porque suelo ser bastante despistada y se me hace más fácil tener una listita a mano para visitar los espacios que me interesan.
Un beso muy grande y felicitaciones.

Lau dijo...

tODAVÍA NO CONOZCO NINGUNA PELICULA DE LA QUE HAS HABLADO JAJAJAJA


BESOS!

Luna llena dijo...

Genial el relato.

Saludos!

Yogur dijo...

Me recuerda a uno de los primeros relatos que escribí en el blog de Chesire titulado 'Desde la azotea'

http://chesire.wordpress.com/2007/04/09/ro/

Observar la vida puede ser realmente fascinante ;)

Saludos ;P

María dijo...

Cada uno es un mundo, cada uno es una vida, cada uno hace su vida, y todos miramos a nuestro alrededor, todos observamos a los demás, aprendemos de unos y de otros, somos una sociedad, y estamos, enlazados por las miradas, por nuestro entorno conocido, por los vecinos, por los que ni siquiera conocemos o por los que nos cruzamos en las calles.

Un beso.

Anónimo dijo...

El tono y la estructura de este microrrelato, me recuerdan aquella voz en off de las películas de Berlanga. Estoy pensando en "Bienvenido..".
Saludos.

Tom.

* Sine die * dijo...

Cuanta vida late en la cotidianidad....

Juanjo dijo...

Leo la etiqueta y pone Micros; pero el estilo es muy cinematográfico: tiene todo el sabor de la primera escena de una gran película ¿por rodar?

Nikté dijo...

Es adorable, adorable este relato, contiene tanta ternura, tanta, que creo que los quiero a todos.

¿La voz amachotada es sexi?

Pues entonces por mi voz algo grave debo serlo.

Que iluuuuuuu.
Jajajaja

Me sacaste hasta la sonrisa