lunes, 21 de julio de 2008

12

Las paredes sudan gotas de opaca...
Twelve angry men. 1957. Sidney Lumet

46 comentarios:

Sendieva dijo...

Me encantó, pero me perdí, no se que me pasa contigo jajaja, mira, que vuelvo más tarde con mas tiempo y después de dormir un poco a ver si me ubico jejeje.

Un beso.

Rayuela dijo...

Es una de esas películas que todavía no he visto pero que hace tiempo están en mi lista. Pero leyendo tu texto he visto la escena, he respirado ese aire cargado y sofocante, he sentido la angustia de tener una vida entre mis manos.

Saludos.

Anónimo dijo...

No se si es lo que has querido transmitir (estoy segura de que sí) pero como dice la anterior comentarista, tu relato transmite perfectamente ese agobio y esa tensión propias de quienes tienen la responsabilidad de salvar o condenar.
La película es maravillosa.

María.

La Sombra De Mis Recuerdos dijo...

Cuando leo algo referido a esta gran pel�cula, siempre recuerdo aquel tambi�n gran Estudio 1 con algunos de nuestros mejores actores como B�dalo, Rodero, Puente, Alonso..
Un saludo.

Camille Stein dijo...

sin piedad... es tan fácil culpar a los supuestamente culpables y tan cansado pensar la inocencia de los otros, de todos aquellos que no son yo mismo

habrá todavía alguno entre los doce que sea capaz de levantar su voz por encima de la mezquindad ?

un abrazo

frac dijo...

¡Ah, la responsabilidad! A unos les pesa, a otros les constriñe, incomoda, estimula, conciencia... 12 modelos de pensamiento.
Recuerdo la película. Es muy buena. Me dejó casi agotada...

¿Puede un ciudadano de a pie enjuiciar y tener la certeza de que se ha obrado bien?

Un saludo, raúl.

Vivian dijo...

Una película angustiosa y angustiante hasta llegar en algunos momentos a ser claustrofóbica… He vuelto a sentir ese mismo desasosiego al leerte…. Hasta parece que hace más calor en esta habitación ahora…

Y, cambiando de tema…. Cabareeettttttt……
Soy una enamorada de los musicales, adoro a Bob Fosse y me encanta Cabaret, no sabes que alegría cuando lo he visto. Nueva coincidencia en gustos cinéfilos ;)

Life is a Cabaret, old chum,
Only a Cabaret, old chum,
And I love a Cabareeeeeet!
Graaaandeeeee la Minelli...

Un saludo

Tesa dijo...

12 hombres sin piedad me gustó mucho, la he visto un par de veces. Sin embargo recuerdo otra versión también en blanco y negro,era uno de aquellos Estudio 1 de TVE, con un reparto magnífico de actores españoles y me llenó tanto como la americana.

http://www.letrasviperinas.com/coplas/latele/piedad.html

Tesa dijo...

¡Ah..! ahora leo los comentarios y veo que "la sombra de mis recuerdos" ya había hecho mención.

Un saludo

Elèna Casero dijo...

El agobio y las prisas por retomar la vida cotidiana, alejarse del problema del juicio.

Me gustó mucho también el Estudio 1no sabría decir cúal más.


Un beso

Belén dijo...

Si es que hay responsabilidades que nos superan, como el de tu post...

Mil besos

gorocca dijo...

Cuando hay mucha gente en poco espacio nos ponemos nerviosos, una simple cuestión territorial,jajaja historias cruzadas de vidas anónimas y paralelas,yo a cambio te invito a que pases por mis tierras y disfrutes haciendo click en la rosa amarilla del youtube, un valiente y aguerrido compositor del Norte,un vikingo osado,se puede opinar y conviene hacerlo si queremos que perduren,Gracias,un abrazo apretado.Gcc

Verónica Rodriguez dijo...

Vine a pispear porq ando sin tiempo, pero ya te vendré a leer!
Gracias por pasarte siempre un ratito por el mio!!
Un abrazo

ALMA dijo...

Contesto a la pregunta de tu entrada anterior, que veo yo en esta entrada. No veo agobio ni desasosiego ni claustrofóbica sensación de angustia en los miembros de un jurado que deciden sobre la vida de alguien, solo veo indiferencia, desgana, apatía, prisa, medaigual. Claro es que la película redime a ese jurado gracias a alguien que no siente esa indiferencia que sobrevuela por encima de un final digamos feliz.
Recuerdo sobretodo eso de la película y al leer tu texto lo veo tal cual.

Un beso

Juanjo dijo...

Las prisas, amigo, las prisas. No importa hacerlo bien, sólo a tiempo. ¿Vidas, justicia, salud, dinero? No. El puto plazo.

Una vez más consigues proyectar en la pantalla de nuestra imaginación muchas escenas, con un corto texto.

Aire dijo...

Hola,ola de mar...

Yo he visto esa peli, lo prometo, palabra de.., pero soy horrible para títulos y sobre todo para finales. Es una ventaja, pues si veo una película por segunda vez, aunque vaya recordando retazos, nunca recuerdo el final..
Por cierto, ¿ el hombre....merecía ese tiempo? Porque digo yo, que no todos los hombres valen lo mismo... Si recordara al reo..ya que no la peli...
Un saludo
Aire

Єѕтησм dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Єѕтησм dijo...

Una de mis favoritas sobre todo en teatro.
Gracias por recordármela.
Caricias.

Blanca Vázquez dijo...

Tanto la de Lumet como la Mihalkov son ambas estupendas con decadas de diferencia, aunque casi prefiero la actual porque tiene la mirada de otro sistema.

Ayshane dijo...

Es verdad que si no se ha visto la pelicula tal vez es complicado saber de que hablas... pero es una gran pelicula que no deberían perderse... un clasico...

Besitos 12

Juan 43 dijo...

Henry Fonda en la película y El maestro Rodero en aquellos extaordinarios Estudios 1...
Justo fueron 12 hombres sin piedad los que acuñaron en mi el sentimiento de la Piedad para siempre. Y el de la Antipenademuerte,y el de....

Un beso.

¡ Salud !

Francisco Machuca dijo...

Recuerdo de niño que vi en el mítico programa Estudio 1 de TVE esta obra dirigida magníficamente por el gran director de teatro Gustavo Pérez Puig en 1973 y con un elenco de actores de vértigo:Jesús Puente,José Bódalo,el gran José María Rodero,el entrañable Rafael Alonso,Antonio Casal,etc.Me impactó muchísimo la historia,con el calor incluído que no deja de ser también protagonista.Mucho más tarde vi la película de Lumet y me gustó mucho.
Hace poco que salió a la venta en DVD la obra española y me la compré.La televisión era otra cosa.Estudio 1 junto al gran programa A fondo,lo mejor.

Buen post que suscita a la reflexión.

Un saludo.

Sendieva dijo...

Por eso me sentí así la primera vez que lo leí, aparte del cansancio, no podía evitar leerlo rápido, algo me empujaba hacerlo...

No deberíamos de querer abarcar tantas cosas, lo mismo así vivíamos más...

Un beso.

cacho de pan dijo...

en la Argentina se llamó "12 hombres en pugna", un título acertado en este caso. Twelve angry men, si no me equivoco, en el original inglés. Actualmente estos señores no parecen tan airados.
Aún hoy este señor, con más de ochenta años, sigue dando guerra en su peli "Before the devil knows..."

cacho de pan dijo...

Hubieran juzgado al "ladrón de bicicletas" estos 12 tipos implacables?

Arcángel Mirón dijo...

Doce hombres en pugna!!!!!!!!!!

Bieeeeeeeen, la saqué!!! Una, por dios!! La pegué en una!!

Es una de mis películas favoritas.

(Porque es ésa, no?).

María dijo...

Gracias por recordarme esa película que ya la tenía en el olvido, yo sí que la ví hace tiempo, me pareció muy buena película de esas en blanco y negro, pero recuerdo que me produjo cierta angustia.

Encantada de estar de nuevo en tu maravilloso blog.

Un beso.

ALMA dijo...

Hacía tiempo que no te traía ninguna cita de esas que buscas en el google y que son tan socorridas, pero creo que esta es bueno que este aquí:
Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma
Philip Gibbs

Que magnífico libro haremos con estos relatos cinematográficos, no porque te inspires en películas para reflejar tu sensibilidad, sino porque son relatos de cine, de puro cine, con vida propia fuera de una pantalla. Apuntatelo.

Un abrazo

P.D. Tu sabes muy bien que no tienes que aplacar ninguna mala conciencia y conmigo menos.

Annabel M. Z. dijo...

Nunca vi esta película, de hecho ni siquiera sabía que se aludiera a una película, lo siento. ;)

- YOGUR - dijo...

En cuanto a lo del calor parece que estuvieras narrando mi situación actual (Tenemos el aire acondicionado de la oficina estropeado), en el resto no hay nada en común y casi mejor, no me imagino yo defendiéndome de los clientes con navajas.... :S

Un saludo ;P

M.I. dijo...

No se podía debutar mejor en cine, y la verdad es que el desarrollo de esta historia le venía a Sidney Lumet como anillo al dedo. Él pertenece a la llamada generación de la TV, que se caracterizó por llevar obras de teatro a este medio (una especie de Estudio 1 español en su versión americana) y que le dieron una habilidad especial para desenvolverse en los espacios reducidos, sabiendo colocar siempre la cámara y haciendo gala de una indiscutible maestría en la dirección de actores.

La Sombra De Mis Recuerdos dijo...

Esto tampoco viene a cuento de nada, no al menos de esta entrada. Leyendo blogs amigos tuyos he visto que hablas de unos versos de Benedetti. Hace mucho tiempo yo era fan de Nacha Guevara. Había una canción suya que se llamaba "Te Quiero". Me enamoré de esa canción por su maravillosa letra. No sabía que perteneciera a un verso de Benedetti. Ha sido bonito recordarla después de mucho tiempo que la tenía en el olvido.
Un saludo

El Viajero Solitario dijo...

Leyendo algunas entradas anteriores, he de reconocer la originalidad de tus relatos cinematográficos.
Tienen el handicap, eso sí, de que hay que conocer la película para extraer todo su jugo.
Pero, qué diablos, uno escribe para uno mismo y, en última instancia, espera provocar en alguien algo semajante a lo que uno ha sentido al escribir el relato.
Saludos.

Ahora soy Luz... dijo...

De un tiempo a esta parte no hablo de cine; la vida se ha convertido en una película de infinitos secundarios. Últimamente educo soledades, me empeño en arrancar tristezas y enseño a sanar el miedo. Ando con prisas, dedicada a extraños, fiel a la camilla, al incienso y a luz de arriba a la derecha. Entro y salgo en un lugar que parece anular los relojes y me siento dichosa entregada a los desconocidos. Y me escucho hablando palabras de otros en mi boca y me sorprendo recibiendo abrazos a corazón abierto... comparto lágrimas con alumnos, con pacientes y siento como la paz conquista cada día un pedacito de mi vida...
Y entonces me detengo y sonrío a los de siempre, a los míos. Freno, me busco un rinconcito entre piedras y silencio. Cierro los ojos y visualizo a esas personas tan queridas. Y os beso y os abrazo y os estrujo... y os recito mil te quieros y algún que otro verso cantado...

Pues eso, que hoy te echo mucho de menos...

Maria Coca dijo...

Comienzas desde fuera para terminar muy dentro de tí. Interesante y curiosa forma de contar una historia.

Un saludo.

Anónimo dijo...

La perseverancia de un hombre solo, puede hacer cambiar el rumbo de las cosas. Esta prueba es un claro ejemplo. Tu relato, ¡¡MÁGNIFICO!!

Tom (el de la cabaña)

ALMA dijo...

Como según tu, soy una pesada por decirle a Juan43 tantas veces que le quiero, te traigo el regalo que le he dejado hoy, te quiero mucho, señor Raúl, y que Usted lo desconfie bien.

Anónimo dijo...

Y tampoco sabes qué buscas?
Ah..., lo bueno de que moderes los comentarios es que sirve de mensaje..
Un beset
Aire

Yeli dijo...

Te imaginas si hubieran sido 12 mujeres?????
Un abrazo
Yeli

Elena dijo...

Mi clásico favorito, sí señor.
Digamos que encontrarmelo por aquí es ... una estupenda forma de empezar.

Recaredo Veredas dijo...

Una gran pieza teatral y un estupendo blog. Saludos.

Sotto Voce dijo...

Qué duro tiene que ser decidir si alguien debe morir o no...
Es más, creo que nadie puede, o si?

Esos hombres no están cansados ni aburridos, deseando ver el partido. Esos hombres están acojonados por la gran responsabilidad, o al menos eso quiero pensar.
No la he visto pero la conozco, jeje!


Un besito y nos vemos mañana en tu otra entrada, que estoy recién llegada de un curso.
Ahh, el punto es punto final, sí.
Hay cosas que no merece la pena continuar y hay que emprender otros caminos. A veces porque no hay más remedio, que también pasa.

MUAKKKSSS!


SV

Verónica Rodriguez dijo...

Ni vi la peli, ni nunca escuché de ella, pero si me imagino 12 tipos conla carga de decidir una condena o no.
Y veo como llenamos muchas veces el espacio de palabras, para no sufrir, para no pensar, para no...
Inquietante

Verónica Rodriguez dijo...

Ahora me dio ganas de ver cómo sentís vos alguna peli que yo sí haya visto. Me da una bronca no poder captar toda la esencia!!
Si tenés ganas y viste, me gustaría un texto sobre "Refugio para el amor" (Bertolucci) o "La vida secreta de las palabras" o "la vida de los otros".
Perdón por la impertinencia de este pedido, pero no lo puedo evitar.
Cada día me gusta más cómo escribís

David C. dijo...

Una de las mejores películas de negociación de todos los tiempos.

Naia Salud dijo...

No recuerdo haber visto esta película. Pero sí en Estudio 1 a José Bódalo, Luis Merlo, Jose Mª Rodero.. entre otros geniales actores de aquella época. 12 Hombres sin Piedad. Genial.

Sólo con una, dos o tres palabras, podemos desarrollar emociones y sentimientos. Añadimos una fotografía y explotamos en manifestaciones.
Todas las entradas buenísimas, todas por la sencillez que enmarcan. Tu sello personal.

Un fuerte abrazo
Namasté