jueves, 15 de enero de 2015

Su última noche

«La sangre siempre es más roja sobre la nieve». Como Inge era mejor puta que poeta -actividad esta por la que no le conocía mérito alguno-, Marcos supo al instante que la insólita frase que le acababa de soltar no era de su cosecha. Aunque sabía que... 

18 comentarios:

Santi S. dijo...

Te ha salido un cuento muy noir, en el que se sugieren un montón de historias pasadas y futuras. Parece un extracto de algo de mayor extensión.
Muy bueno.
Abrazos!!

Laura Noestá dijo...

Coincido con Santi, muy sugerente, nos dejas con final abierto como si nos retaras a continuar el relato.
Me encantó!!!

Besos

Ximens dijo...

He tenido problemas "para entrar en la historia", al desconocer en quién focaliza al narrador. En la segunda lectura en la que disfruto de la escena que nos muestra un instante y arrastra un pasado y anuncia un futuro. Muy bien escrito, visual, enigmático. Es como una secuencia de una trama mucho más larga

José Luis Martínez Clares dijo...

Que te llamen español de esa manera... ¿Cuánto hay que pagar? Un abrazo

abril en paris dijo...

Suscribo lo que aquí se dice..hay algo más que no nos cuentas y que nos gustaría saber.
Has subido la temperatura y ¡mira que hace frio!;)

Anónimo dijo...

"Imprimiendo en sus rostros trémulas notas de psicodelia....-"
Guauuu, esta frase me encanta.
Buen micro....y de lo más negro.

María.

Rochies dijo...

La historia debe continuar.

Setefilla Almenara J. dijo...

De prostitutas, con su drama a la espalda, y clientes enamorados, no menos dramáticos estos, siempre resultan si se cuenta bien, como es el caso, lecturas interesantes.
Saludos, Raúl.
Sete.

Miguel dijo...

Impactante y lleno de emoción el relato.
El final es precioso.

Un abrazo.

Juanjo Montoliu dijo...

Me ha gustado. Un relato negro escandinavo, contado por Raúl Ariza. La sangre contrasta mucho con el blanco de la nieve, pero este cuento huele a azahar y, créeme, eso también choca.

Beatriz dijo...

me vas a dejar esperando lo que viene después?...aunque lo que cuentas sea un excelente relato. abrazos Raúl

Francisco Machuca dijo...

Es un fragmento de un peliculón de los setenta, cuando todavía el cine negro tenía esencia: neón, sudor, sexo, alcohol y tabaco. Sí, amigo, una de esas escenas que quedan grabadas en un clásico, no sé, quizá dirigida por el mejor Scorsese o Brian de Palma.

¡Chapó!

lopillas dijo...

Ay qué mal llevo los amores imposibles. Que se cargue al Lennart y se traiga a su chica a Fuerteventura.
Me encantó.
Un besote

Anónimo dijo...

Fantástico.
Abre un montón de posibilidades narrativas y además luce las mejores características del género; esa atmósfera...
Buen domingo.

JC

Marta López (Claudia) dijo...

Una maravilla Raúl. Es parte de una historia, que parece aún nos has de terminar de contar. Se queda corta. Un final de escena increíble.
Un beso.

plared dijo...

IKEA, en mayúsculas y resaltado en negrita. Realmente es lo que me inquieta del mini relato. Cuidate

Anónimo dijo...

"La sangre siempre es más roja que la nieve", me recordó un cuento de Gabriel García Márquez "El rastro de tu sangre en la nieve".
Mmmmm....aunque no continúe....Se llevan.
Donde él o ella ESTÉN....Da lo mismo el tiempo lineal.

ethan dijo...

La nieve es más blanca en la novela negra, será por el contraste...
Abrazos