jueves, 17 de julio de 2014

Post Mortem


El detective se mantiene apoyado en la pared, como dejado caer sobre ella. Las manos en el bolsillo y la camisa arrugada y por fuera del pantalón. Está cansado. Ambos lo están, después de... 


El 19 de septiembre presentamos #glóbulosversos en Zaragoza.

17 comentarios:

Santi S. dijo...

Excelente. Raro, fantasiosos y excelente.

Anónimo dijo...

Yo debo de ser tan torpe como el detective, porque tampoco creo que lo he pillado del todo, jajajajaja!!
Está muerto? El muerto mató a la muerta? jajajajaj
Me ha parecido genial.
Besos!!!


María

Anita Dinamita dijo...

Y no nos vamos de aquí hasta que nos cuentes la verdad.
La escena es muy verídica, eso sí.
Beso

Alonso Montelana dijo...

Fíjate Raúl, que tengo la grabadora lista para la confesión.

Me he asegurado que tenga la cinta puesta.
Hombre me dejas mordiendo las uñas.

Abrazos,

Elena Casero dijo...

ese detective es inoperante porque está bien claro lo que ha sucedido.

Me ha encantado este relato de detectives.

Un abrazo

Juanjo Montoliu dijo...

Como todo el mundo sabe, el asesino es el mayordomo. Y si se estrangula antes, después o durante, ya es cosa suya.

abril en paris dijo...

Todos están muertos.. :-P
Misterioso y gran relato, Raúl.

Un beso

Anónimo dijo...

Es un sueño!
Excelente!!!

Anónimo dijo...

Quién con muertos se acuesta, cadáver se levanta.
Me ha parecido un ejercicio literario de lo más ocurrente, Raúl.
Saludos!

JC

Miguel dijo...

Muy bueno, muy bueno. Me gustan los relatos imposibles. Y si están bien escritos (como los que tú escribes)... pues mucho mejor.

Un abrazo.

techocolatecafe dijo...

Creo que este pobre hombre pensó en suicidarse y se lo creyó. El caso es que nos haces creerlo todo y pensar mucho... A mí me pasa que no solamente me quedo en tu historia sino que siempre le busco una biografía a los personajes que escribes y me quedo un rato eclipsada pensando en qué les ha podido pasar... es decir, que me lanzo hasta el fondo cada vez que te leo.Y disfruto.

Juan Herrezuelo dijo...

Un detective “tumbado” en la pared, de hiriente laxitud, el olor a putrefacción en la salita, un declarante envuelto en el sudario de su palidez, y esa lividez, esa falta de riego… Nada encaja en la historia que cuenta el detenido, es cierto, pero todo está perfectamente hilado en la que narra el autor de tan espléndido relato, un cuento con ecos de Pedro Páramo, nada menos.

Marta López (Claudia) dijo...

Excelente puesta en escena, todo cuadra perfectamente, hasta los muertos. Una maravilla leerte, como siempre.
Un beso Raúl.

Ximens dijo...

Jeje, mira que me parecía que entendía la lectura, pero la pregunta final me hace releer esta escena. Efectivamente, caí en el engaño, algo no encaja. Claro que tampoco sé cómo se las tratan los ángeles-demonios que atienden a los recién llegados. Ma'gustao.

Patricia Richmond dijo...

Encantada de haberte encontrado, Raúl y leer tus extraordinarios relatos para aprender de ellos.
Un abrazo.

Juan M Sánchez dijo...

Fantasía negra la de tu relato, con asesinos de ultratumba.
Enhorabuena
JM
juanmanuelsanchezmoreno.blogspot.com

Juan M Sánchez dijo...

Fantasía negra en la que los asesinos regresan de ultratumba para confesar. Muy bueno.
Un saludo
JM
juanmanuelsanchezmoreno.blogspot.com