jueves, 20 de octubre de 2011

Títulos de crédito

Siempre es el primero de los dos en llegar a la cita. Así que cuando Elisa aparece, sin prisas, por un extremo del parque en el que quedan cada tarde de viernes al...

46 comentarios:

Rosa dijo...

Muchas veces las pelis acaban donde la vida empieza...

Besos desde el aire

David C. dijo...

Post de la vida real (preguntamelo a mi) ji ji.

Rebeca dijo...

Uy! Dios! que vida aburrida! Siemre lo mismo. La culpa esta en ella por seguir haciendo a pesar de que a el no le agrade, y en él por no plantearle su disconformidad abiertamente. De la vida real!
Buen post.

Ever B. Martínez dijo...

Lo peor son esas cosas que nunca se dicen pero que son demasiado evidentes...

Saludos, Raúl!

aina dijo...

Siempre he pensado que las relaciones sentimentales serias no deberían empezar hasta rondar los 30 años.

39escalones dijo...

O sea, que la peli termina mal...

Anónimo dijo...

Ya de jóvenes imitamos lo peor de los mayores. Yo también considero que a veces la pareja es un conjunto vacío.
Por cierto, ese "se besan apenas" me ha encantado, es como el borde de un precipicio.

JC

Alice vio la luna... dijo...

No hay nada más irritante que estar sufriendo las consecuencias de una relación en ruinas y que continuamente te estén metiendo por los ojos historias que culminan con el más "feliz" de los finales posibles. Al menos se meterían mano, ¿no? :-)

Uno dijo...

Qué bien lo cuentas Raúl, hijo, qué bien lo cuentas.

ethan dijo...

La secuela de la película se parecería mucho a la vida real de esta pareja.
Un abrazo

Josep dijo...

Era una película americana: seguro: esas siempre acaban en boda...

La pregunta importante es: ¿quedaron palomitas? Si es que no, la película era mala...

Un abrazo.

senses and nonsenses dijo...

...y comieron perdices.
a partir de ahora, los viernes harán prácticamente lo mismo, alquilarán un DVD, las palomitas se sustituirán por teleburger, y el cine por un plasma de última generación.

Lansky dijo...

La mayoría de las pelis son mucho más previsibles que la vida

Tesa dijo...

Qué gusto, la gente puntual.
Hay por ahí en una web de contactos, un test en que te preguntan si esperarías a la otra persona 30 min. en la primera cita. Yo respondí que no.

abril en paris dijo...

La cruda realidad supera la ficción..pero ¿ lo tuyo tambien es ficción..o no ? :-)
De tan real.. no sé.

besos.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Ahora tengo yo un dilema... ¿Qué hay que hacer entonces para ser feliz y comer perdiz? :-)

iliamehoy dijo...

El tedio en un amor adolescente es como el presagio de una enfermedad crónica.... que probablemente acabe en boda.
Me alegra volver a sentir tus letras.
Una sonrisa

Beatriz dijo...

Esa rutina a veces ineludible e inesperada y la que algunos se amoldan , se someten por desidia, por temor al cambio.
Tu relato es vida.
Saludos

Juanjo dijo...

Los protagonistas se casan, Elisa termina las palomitas y Pablo seguirá con el móvil, imagino.

Y la semana que viene, otra peli. No hay que perder las buenas costumbres aunque todavía estemos buscando el amor.

Juan Herrezuelo dijo...

Hastío, inercia, costumbre, indolencia: los enamorados reales acaban por no reflejarse en el espejo de las películas románticas, sino que sus vidas se insinúan más allá de los títulos de crédito, ese telón que cae sobre las bodas de la pantalla para salvar a los falsos contrayentes de la rutina y para devolver a los espectadores a la suya. Y el que esté libre de tedio que tire la primera palomita.

Miguel Baquero dijo...

Qué pena cuando los momentos mágicos se convierten en rutina

mi nombre es alma dijo...

Porque lo más seguro es el adiós, un poema de Pedro Salinas para hoy:

¿Serás, amor
un largo adiós que no se acaba?
Vivir, desde el principio, es separarse.
En el primer encuentro
con la luz, con los labios,
el corazón percibe la congoja
de tener que estar ciego y solo un día.
Amor es el retraso milagroso
de su término mismo;
es prolongar el hecho mágico
de que uno y uno sean dos, en contra
de la primer condena de la vida.
Con los besos,
con la pena y el pecho se conquistan
en afanosas lides, entre gozos
parecidos a juegos,
días, tierras, espacios fabulosos,
a la gran disyunción que está esperando,
hermana de la muerte o muerte misma.
Cada beso perfecto aparta el tiempo,
le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve
donde puede besarse todavía.
Ni en el llegar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo, altísimo, temblando.
Y la separación no es el momento
cuando brazos, o voces,
se despiden con señas materiales:
es de antes, de después.
Si se estrechan las manos, si se abraza,
nunca es para apartarse,
es porque el alma ciegamente siente
que la forma posible de estar juntos
es una despedida larga, clara.
Y que lo más seguro es el adiós.

roberto dijo...

Pero hay que quedarse a ver todos los títulos de crédito, eh, que eso es siempre lo mejor de la peli.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

La realidad frente a la ficción, seguir por rutina descorazonador...

Recortables y Quimeras dijo...

Bueno, gentes, que aun hay esperanza. Luego llegan otras cosas, la falta de tiempo, los enanos (que son lo mejor, de lo mejor) y entonces vuelves a ir al cine los viernes (si es que alguien se los quiere quedar) y es genial poder ver una peli solos, con las palomitas gigantes...y es el momento en el que recuerdas por que te casaste...y es muy guay. Raul, genial.

Belén dijo...

La imaginación es finita, no así la realidad...

besicos

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Qué gris monotonía ¡son gárgolas!

piensaenbrooklyn dijo...

La fila de los mancos ha dado a este país tardes de gloria y futuras parejas.

Cuando llega el aburrimiento, lo mejor es buscar otro cuerpo, otra boca y otro oído que te aguante.

Saludos.....ya contará usted sus aventuras hispalenses.....

Elena Casero dijo...

Mi querido amigo. Sí, sé que te alegras. No podía ser de otra manera.Y espero compartir contigo algún que otro rato.

Un abrazo grande, muy grande

Alex B dijo...

Qué casualidad, hace unos dias curioseando en youtube estuve viendo trozos del Lago Azul :)
Da pena tanto hastío con tanto tiempo por delante.
Y lo cuentas, como siempre, estupendamente.
Saludos, Raúl.

Antonio de Castro dijo...

A veces, el cine no refleja la vida, sino como nos gustaria que fuera esta.

techocolatecafe dijo...

Me ha recordado a una canción de la cual no recuerdo el título. El desamor es tan intenso como el amor,porque ese hastío roza profundidades emocionales muy tristes y dice un amigo mío que tiene muy pocos poemas para ser un sentimiento tan grande y tan doloroso. Tiene razón.

Marcos Callau dijo...

Bueno Raúl, espero que solo se hayan casado los protagonistas de la película. De otra manera, hubieran cometido un craso error. Un abrazo!

Luzdeana (Diana H.) dijo...

"La peli termina con la boda de los protagonistas"... ese final tan certero podría tener otra interpretación, ¿no? Termina, disuelve, extermina...
Uy, cómo pesa esa mano inerte.
Un beso, Raúl.

campoazul dijo...

En el cine hay boda..., pero me imagino que una película no arregla las cosas de una pareja con un amor cansado y desgastado...

Besitos.

Mita dijo...

Pues a mí me gustan más esos finales con un peaso beso.
No me extraña que la pobre Elisa esté impávida, ¡vaya pareja!
Kuss

Maria Coca dijo...

Si es que nunca sabemos qué nos deparará el futuro. Las relaciones son un mundo aparte de los demás mundos.

Un abrazo, Raúl.

La Zarzamora dijo...

Espero que no fuese en v.o. Sonrío.
Besos, Raúl.

flower dijo...

Eso pasa por ir al cine sin saber qué se va a ver... ¡con lo indecente que está el precio de los cines!

Mua,

cheshire55 dijo...

Hola, ola de mar..
Me pregunto qué nos hace obrar así. Permanecer en la infelicidad. Será el miedo a romper lo cotidiano y seguro, a crear nuevas ilusiones que quizá se cumplan , como se cumplió en la que estamos dormidos, y nos decepcione?
Por qué necesitamos esa seguridad de ese modo?
Un beso, del Aire interrogante ( creo que hoy he retrocedido a la etapa del porqué.)

David C. dijo...

Raúl interesantes los comentarios al post.

plared dijo...

Esos roces furtivos, cuando la luz se apagaba y lo que salia en pantalla, importaba un carajo. Lo que de verdad se consideraba todo un arte , era esa mano que se deslizaba superando las trampas en post de la victoria, Que..algunas veces hasta se conseguia.

Luego, terminadas esas experiencias primeras, empezaron a gustarnos las peliculas, y con el tiempo, aprendimos a separar una cosa de otra. Aunque al final, siempre son todo peliculas de trama incierta. Saludos y me han gustado estas letras coordinadas

Torcuato dijo...

Estupenda frase final. Gran retrato del dejarse llevar hasta el final por la monotonía.
Un abrazo, Raúl

manuespada dijo...

El título, el desenlace y el final, hacen que todo el texto sea redondo, redondo.

Francisco Machuca dijo...

Toda esa gente que tiene que intervenir en una película,parece mentira.Pero la película de nuestra vida;la que no se está rodando con una cámara,tiene pocos figurantes.Él,ella,y,quizá,el pobre adolescente con acné que no para de hacer palomitas los domingos por la tarde.

Aldabra dijo...

No creo que Elisa y Pablo lleguen a casarse. ¡Qué triste! No entiendo porqué siguen juntos. O sí. Biquiños,