jueves, 4 de febrero de 2010

Mirando al mar

Al echarle un vistazo al análisis, ha visto que tiene el colesterol por encima de doscientos setenta. Demasiado alto...
Y próximamente, ELEFANTIASIS.

85 comentarios:

Elena dijo...

Pues ya me dirás tú a mí que pinta un solo cuadro en mitad de una habitación desnuda. Eso sí que da sensación de soledad.

Cesar dijo...

Elena me ha pisado!
Cada vez que mire el cuadro, se acordará de que los gritos de su soledad trapasan las paredes y llegan a casa de su hermano. Y enseguida pensará..Bah, pero es mi hermano, nadie más se dará cuenta...
Rezo a Dios para que no sea un desnudo...o no saldrá de casa!

DanielPérez dijo...

Sí he escuchado que las paredes de la casa son como las del alma, aquellas solitarias, desgastadas y mediocres, se representan con el alma y la personalidad.
Los diabéticos tienden a ser más bien delgados, ya que sin la azucar del cuerpo, no pueden incrementar la grasa del cuerpo.. la gran mayoria de las ocaciones no suben de peso, quizás decaen.. del resto todo lo encuentro muy redondo, como dices tú.

Abrazos Raúl.

YoSusan dijo...

Ahora puede sentarse frente a su marina y pensando en Marga, cantar aquello de ; " Mirando al mar, soñé...
que estaba junto a ti.

Y tal vez coja las fuerzas suficientes para dar el paso, el arte tiene esas cosas, que te incita.

Un saludo

MarySandel dijo...

Magnifico Relato..
Me sorprendi leerte hoy, que en mi pais es miercoles en la noche... pequeña diferencia de horas.

La soledad necesita mas que un cuadro para borrarse, quizas necesita mas fotos de amores y amigos.

Saludos desde Costa Rica
Mary

Clarice Baricco dijo...

Lo que cambian las paredes decoradas.
Bien Raúl.

Abrazos.

Lentejas dijo...

Le delata la cola light. Lo dice un camarero.
¡¡Soledad, si al menos calentaras las sabanas!!

Ryne dijo...

Si sabre lo que es mirarse al espejo y no gustarse! Una vez más excelente.
Gracias también por tu comentario.
Sin más, yo

Alexa.

KARMILA dijo...

Huy creo que estoy como Arturo...con los propositos un poco atrasados jajajaja

Besos¡¡

Cris dijo...

Me recuerda a "otro" cobarte que ya nos contaste hace semanas-meses atrás, el que no se atreve a dar el paso de pedirle a la chica que le gusta si.... quiere adornar su vida.... Supongo que si fyo fuera el hermano, también le hubiera regalado un cuadro, o mejor un atril con un lienzo en blanco, así se distraería.... Muy bueno, como siempre querido Raúl.... Te dejo besos mañanerons, y un zumo de naranja recién exprimido :)

Juanjo dijo...

El mar es buena compañía. No sé si un cuadro del mar lo sería. Un cuadro no huele, no habla. ¿O sí?

Cuando la voz que está dentro se proyecta en el cuadro, puede parecer que habla. Pero esa voz debería salir de allí alguna vez. Por lo menos para decirle a la vecina que se muere por su coleta. O algo así.

Un relato de lo más inspirador.

POLIDORI dijo...

No se que es más cruel, regalarle el cuadro para que destaque la desnudez del resto de la pared, aceptarlo y colgarlo y la masturbación sin ganas.

La gente puede ser muy cruel con nosotros, pero no hay mayor crueldad que la autoinfligida.



John W.

39escalones dijo...

Que lo cuelgue del revés...
Chapeau, Raúl. Mira que te he leído relatos inmensos, profundos, delicados y a la vez contundentes, pero éste, quizá porque mis paredes también están solas, me deja tocado. Repito: chapeau.

ÁFRICA dijo...

Hola Raúl,
Yo dejaría que le regale el cuadro, ¿quien somos nosotros para decir a Arturo como se tiene que comportar?
Sobre todo porque es tu relato, y lo terminas como quieras.
Un beso.

Nikté dijo...

¿En abril?

Eso está cerquita
No sabes, cúantas ganas tengo de tenerlo en mi cama; es que leo cuando me voy a dormir.

Sabía algo por la chismosa de la cabra de Lala, pero hasta ahora no lo había visto confirmado, asi que, a esperar toca.


Y ese hombre tuyo
¡Cúantos hay asi!
Aunque yo conozco uno que es idéntico excepto en que en vez de una se lo hace tres.

Camille Stein dijo...

excelente paisaje de soledades, Raúl


un abrazo

Belén dijo...

Si es que siempre es lo mismo, cada nuevo año nos hacemos promesas que vaya usted a saber si las haremos...

¿las mías?

Por ahora las cumplo ;)

Besicos

Iris dijo...

Que real y triste...
Me tocaste el alma con este relato. Excelente!!!

Un beso multicolor

Elena dijo...

¿Pero este hombre no tenía ayer problemas de diabetes? Sonrío.

Camy dijo...

Personas así nunca dejan de mirar al mar y sin ganas aliviarse diariamente. No dirá nada a Marga y tampoco hará nada para bajar el colesterol. Él es un ser perdido para sí mismo. La monotonía es su vida y comprometerse significa alterar esa monotonía.
Un beso

Anónimo dijo...

Me encanta sentir lo que siento al venir a tu blog y leer lo que leo...
Besos,
Mavi

Nahahya dijo...

Namasté Raúl,

¡Vaya! hay muchos Arturos y "Arturas". Soledad, desidia, falta de ilusión, tedio, ...¡lo que necesita es Amor!
Pero "no le dejan".. una serie de cositas, que hacen de su vida, una rutina en línea plana.

Eso que te digán, " y no creas que me ha costado barato.." suena a pena y sacrificio del "amado hermano"..

Me ha gustado mucho.
Un abrazo muy sereno para ti
Naia

Araceli Esteves dijo...

Hay soledades que no se resuelven con cuadros.

manuespada dijo...

Buen retrato sobre la soledad. Tengo un amigo que nunca ponía nada en las paredes, ni de adolescente, ni un póster de Cindy Crawford, como el resto de amigos, que teníamos las paredes abarrotadas de chorradas. Un día puso un cuadro solitario e insípido en la pared y daba más sensación de vacío que la pared sin nada.

Mcartney dijo...

A ver:
- perro:
Tengo.
- Deporte:
I do
- Me falta..... ¿?
Ah, si...
!Margaaaaaaaaaaa¡

pez de colores dijo...

Yo creo que la soledad tiene tantos matices...puedes estar solo en medio de una multitud.

mi nombre es alma dijo...

Trabajaba como figurante en películas de bajo presupuesto esperando una oportunidad, le encantaba hacer esos pequeños papeles, a veces incluso con frase. Salía todas las noches con otros actores o aspirantes a actores como él y mientras tomaban sus copas se les agotaba la noche hablando de cine. Cuando volvía a su casa, contemplaba las paredes llenas de ilustraciones, de carteles de películas que le habían encantado o que recordaba con cariño. Se masturbaba todos los días a veces sin ganas contemplando alguna de esas fotografías. Nunca he visto una persona con tanta soledad incrustada en el alma.

Un abrazo

Dante B. dijo...

sería peor la Gioconda, mirando, con su eterna sonrisa irónica en los labios, cómo desarrolla su soledad...
Lo mejor, un Hockney; como en el bolero: "espejo de mi soledad"...y mire por dónde, se refiere al mar...

Luzdeana dijo...

Dudo de las intenciones del hermano, pero yo le tengo fe a la vista al mar.
Se empieza por mirar el mar, y quizás se siga con "Mar"ga.

Un beso.

campoazul dijo...

La soledad que se lleva dentro del alma no se llena con un cuadro, Juan tiene una forma muy peculiar de ver las cosas, ve soledad en unas paredes y no en Arturo, ni le pregunta que necesita, simplemente compra lo que le parece a él y aún por encima le dice que fue caro.¡ Menudo hermano!

Un saludo.

Lala dijo...

Pues hay cosas que si no las pillas a tiempo, no tienen arreglo!
Y por más cuadros que pongas en las paredes, todos ellos te recordarán siempre lo mismo.
Tu texto de hoy me recuerda a la mediocridad de la que me dio por despotricar hace algunas entradas...
me deja algo chof, pero no tu entrada, sino mi pensamiento.



Un beso


Lala

Dana Andrews dijo...

Si el cuaro es el de una marina la soledad aún se acrecentará más en la pared. El para muchos significa soledad... pero una soledad más pacífica que la de una casa. Para otros el mar es la muerte...en fin, hay muchas formas de mirar una pared vacía. Muy buen texto.

Nómada dijo...

Yo me tomo mi tiempo para llenar las paredes... Por que llenarlo todo de ruidos precipitados?

PD Love of Lesbian, eh? A mi me lo pego mi hermana.

Sinuosa dijo...

Leo el título y me sale sin pensar el estribillo de aquella vieja canción de Jorge Sepúlveda:

mirando al mar, soñé,
que estabas junto a mí
mirando al mar yo no sé lo que sentí
que acordandome de ti lloré...
... ta-ra-ri-ra-ri..


http://www.youtube.com/watch?v=lPgaTs4B7LU

Me encantan esas viejas canciones.
No viene a cuento con tu relato, pero me lo recordó.
;)

Blanca dijo...

Me gusta entrar aquí porque me haces pensar. En este relato, para mí costumbrista, siempre hace lo mismo, aunque sin ganas, lo único que he pensado y se me ha venido a la mente ha sido que el hermano le queria regalar "una habitación con vistas", al mar, que ya es algo..

Un beso, Raúl.

Anónimo dijo...

Me faltan adjetivos, Raúl...
¡¡¡Maravilloso!!!
Que escribes muy bien joder. jajajaj

María

Javier dijo...

"Ese reloj marca un ritmo añejo.
Tic
La insufrible rutina de soledades anheladas
en dulces batallas de mesa camilla.
Tac
La cómoda libertad para no elegir nada,
quietud de inercia arrepentida.
Tic
El tedio de un continuo reproche
apagado en juramentos caducos.
Tac
La efímera visión de otras vidas
verosímiles, tiernas, próximas
que resbalan entre los dedos ocupados
en sueños con olor a cadáver.
Pusilánime reloj y miedo.
Hasta que el tiempo se pare."

Tesa dijo...

Arturo, tío, espabila ...que la Marga no va a estar ahí parada mucho tiempo en el descansillo.

antonio dijo...

Como siempre. Esas paredes vacias, cuantas historias podrian contar. Genial Raúl, por cierto la novela de Ortiz me encantó, gracias por la recomendación.

iliamehoy dijo...

Cada nueva frase, una vida más triste.
No es buena vida, pero tampoco la peor. Que su hermano le regale un cuadro, no necesariamente significa que tenga un presente mejor.
Relato impecable.
Una sonrisa

techocolatecafe dijo...

ahhhh....me he ido quedando sin respiración, poco a poco. Casi le veo la cara, la barriga, la casa, el piso, la habitación y el cuadro. Soooocorrrroooo!!!!

ade dijo...

que buen relato, la soledad algunas veces es buena y otras veces te puede llevar a la depresion, tengo un cuarto con mi pared vacia para mi soledad

Miguel Baquero dijo...

Precioso y preciso retrato de la soledad. Tan preciso que estremece leerlo. Cualquiera de nosotros, por un pelo, no ha llegado a ser como el Arturo de tu cuento

Anónimo dijo...

Me pregunto, los hombres se masturban tan seguido? es esto cierto? Y tambien lo hacen aun teniendo pareja? Me pregunto...

senses or nonsenses dijo...

y yo lo que quería era un hermano,
...y no un puto y triste cuadro.

un abrazo.

julietastrong dijo...

simplemente gritas!

Nessun dijo...

Javier me regalo un cuadro, esta colgado detras de una puerta, mis paredes y soledades me las decoro como y cuando quiero yo.
Y si, dicen que un perro ayuda a ligar, parece ser que sacar a pasear al bicho da pie a interesantes conversaciones mientras recoges caquitas con una bolsita de plastico.... ah... eso si... el perro tiene que ser de raza.

David Condés dijo...

Querido, tu manejo de las frases cortas y largas, tu precisión... hacen que tus textos salten de la pantalla de mi ordenador para instalarse en mi cabeza.
Mis paredes han estado desnudas desde que son “mis paredes”, hace años ya. El día de mi boda, cuatro amigas sobradas de sensibilidad para conocer nuestros fantasmas, nos regalaron una pareja de cuadros, que hoy cuelgan de la pared el salón. EL resto de paredes siguen desnudas. Lo que nuestras amigas vieron en esa desnudez no era soledad, sino terror a lo definitivo, a la palabra “hogar”. Ese miedo quedó superado en un solo día...

Josep dijo...

Como acostumbras, pintas un ambiente complejo con cuatro palabras mágicas y dejas abierta la fuente de la imaginación en el lector.

Esa última frase me encanta: no me parece que Arturo se sienta solo...

p.d.: Si quiere ligarse a la vecina, que se haga con un buen perro (adoptándolo, eso sí: hay muchos esperando un dueño) y segurísimo que el crío se le acerca y con él la madre: no falla.

Saludos.

Carmen dijo...

¿Quién puede decir que Arturo se siento solo? Quizás se lleva bien con su soledad y sus rutinas encadenadas. Lo que sí es evidente es la crueldad de su hermano pretendiendo hacerle sentir las diferencias entre los dos, que puede ser que en el fondo del fondo no sean tales.
Besotes Raúl

Miguel dijo...

Excelente relato. La soledad de un hombre es algo muy personal. Algo que a veces es difícil de comprender. Lo que pasa es que Arturo quizá se recree demasiado en su soledad. Y no le basta las buenas intenciones. Ni un cuadro. Ni el mar. En el fondo es feliz.

Un abrazo.

BlackAngel dijo...

HOLA.BUEN TEXTO EL TUYO Y
"TOUCHE"POR EL COMENTARIO EN MI BLOG.
SI SE PLANEAN HACERSE PROPOSITOS PARA MEJOR LA CONDICION HUMANA,ES MEJOR CUMPLIR CON ELLAS Y NO DECIR COSAS A LO BRUTO.
"UN CUADRO EN LA HABITACION VACIA Y SIN ADORNOS,ES UNA VENTANA HACIA BASTOS MUNDOS Y LUGARES DIVINOS"

UN SALUDO RAUL.

Mynor d' León dijo...

Mi alma esta sola yo vivo como mi alma.

Aventurer@ dijo...

Muchas veces suponemos que el hecho de estar solo es un drama... en lugar de coprarle un cuadro su hermano deberia visitarlo mas a menudo así uno no tendría esa sensación de soledad....Eres grande Raul.

Flor Gumiela dijo...

todos en parte no nos gustamos, tratamos de perfeccionarnos como parte de nuestros proyectos, y al mismo tiempo nos encantamos, capaz como un mecanismo de defensa. Es cómico el regalo del cuadro caro, tal vez Juan para no sentirse mal consigo mismo. Saludos, y gracias por pasar.

CabezaDeMonte dijo...

Claro que para abandonar la soledad hay que empezar a compartir la de los otros y eso, a un solitario de primera, le da una pereza horrorosa. Porque, pongamos por caso, suspender el rito masturbatorio por una cita insulsa en un bareto con otr@ solitario, pues no sé...me contaron de un tipo al que las paredes blancas de la soledad se le colorearon de pensamientos, de bocetos sugerentes, de vecinas deseables y acabó en el médico asustado al comprobar que eyaculaba en colorines...umhh, Raúl, no sé, no sé...

zayi dijo...

Nunca había pensado en las paredes solitarias...supongo que una marina es buena compañía pero no sé si tanta inmensidad logre infundir calor...capaz que sí...
Hace años que dejé de hacer propósitos de año nuevo...nunca he cumplido ninguno pero mientras los evadía vivía comiendome los sesos.
Me gustó este personaje, rompe los esquemas de los empleados de gestoría (Acá todos son pálidos, transparentes,con gafas y flacos).
Un beso.

sahe dijo...

En realidad, no creo que para él el cuadro represente algo mas trasendental que el hechi de colocarlo simplemente por su hermano y por que aporte algo a su vida, es como algo que este sin la necesidad que su presencia ...
No es que el cuadro represente su soledad o la ausencia de esta, porque de partida el esta sólo, pero no se sabe solo.
Más bien se reconoce como SOLITARIO, es como una opcion natural y que puede ser cambiada en cualquier momento.

Anónimo dijo...

Lo que mas me sorprende, es la capacidad que tienes apra desarrollar historias (casi hasta el infinito) utilizando únicamente cuatro lineas. Es algo dificilismo.
¡Bravo!



J.C.

moderato_Dos_josef dijo...

Un relatito corto muy bien llevado. las proposiciones que se hace Arturo me recuerdan a mí. yo me hago otras tantas y nunca las cumplo, pero siempre estoy dispuesto. todo se queda en nada! Tendré que hacerlo alguna vez ja.
UN saludo!

moreiras dijo...

Yo también la veo, por suerte o por desgracia, es inherente a toda vida.

mi nombre es alma dijo...

Fragmento de poema para hoy, de Carlos Etxeba:


La soledad es el fantasma descarnado de la noche
que zarandea con su miedo el aire negro de las tinieblas.
Sus resbalones desnudos estremecen nuestra intimidad.

sebas dijo...

Impactante, Raúl. Una realidad paralela muy fluida y bien redactada.
Una saludo.

lopillas dijo...

Arturo supone que Juan supuso que...

NO se regalan adornos para la casa, que luego no sabe uno que hacer con ellos
Oí libro? ueeee
Besotes

Aire dijo...

Hola, ola de mar...
Sabes? Mis paredes están llenas de posters, de imágenes, fotos, entradas de conciertos, regalos, pendientes impares porque el otro lo perdí, viajes etc...Me siento menos sóla, recuerdo de dónde proviene cada uno, y a veces los miro. Apenas hay pared. Pero creo que la soledad sigue estando detrás de cada uno de esos recuerdos, no se...
Un beso, del Aire....

Jaht dijo...

Conozco a este Arturo, y aunque un cuadro no es mala compañía, le hubiera venido mejor una muñeca de tamaño natural de silicona para hablar, bañarse juntos, batir marcas sexuales y descamarse la timidez; porque lo de llegar hasta Marga lo veo difícil como no sea ella la que tome la iniciativa.

Francisco Ortiz dijo...

Muy buen relato: dentro de tu estilo, con una historia completa en dos retazos, en dos certeros brochazos en los que vemos a alguien solo y que nos empuja a preguntarnos además por la soledad de cada uno de nosotros.

Vivian dijo...

Siempre me ha gustado esa manera tuya de plasmar pedacitos de cotidianidad en palabras, de otorgar categoría de protagonista a seres ánimos con vidas rutinarias, sin nada fuera de lo normal, tan reconocibles en su historia y tan únicos a través de tus palabras…

Sí, tal vez unas paredes vacías sólo son unas paredes vacías, pero las personas que nos quieren tienden a la interpretación, en la mayoría de los casos es un signo de cariño, una muestra de que les importamos, aunque en ocasiones no acierten ni una ;)

Abrazos

Fermina dijo...

Estoy tan confundida.

Maria Coca dijo...

Un relato muy expresionista. Me gusta. Un hombre dentro de una vida solitaria con un cuadro como compañía...

Besos

Hank dijo...

-Colesterol: 270
-Triglicéridos: 1.915 (y sigo vivo)
-Gamma-Glutamil Transferasa: 112
-Urato: 12,5
...

Pegué el análisis en la puerta del frigo, disuasorio, pero sólo conseguía hacer patente mi falta de voluntad y joderme los tragos.
Pronto acabó arrugado en el fondo de la papelera, bajo media docena de latas vacías Voll-Damm doble malta.

Un texto inspirador, Raúl.

Saludos.

Susy dijo...

No sé que resulta más desolador, imagino que el cuadro regalado en navidad por el hermano, la verdad.

Magnífico retrato de la autosatisfacción humana y su agorafobia.Solo le ha faltado un PC.

Un beso, Raúl.

AdR dijo...

Yo también acostumbro a ver soledad en paredes vacías, o en rostros vacíos...

Abrazos.

Yemaya dijo...

La soledad cuando la tienes instalada en tu interior, la ves en cualquier parte, en cualquier objeto, por desgracia.
Un beso y un susurro dulce

malena dijo...

Que agobio da este hombre, si hasta se masturba sin ganas.
Buen texto,
un saludo

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Probablemente cada cual vera lo que quiere ver.
De todas formas, la pared vacía es triste.
Triste y grande…

Saludos de J.M. Ojeda

Anónimo dijo...

Yo conozco a un tío que se parece un montón a tu protagonista. Demasiado diría yo...
Muy bien escrito el relato.

Indorr.

Mr G dijo...

Me gusta ese hombre que, aun que pueda parecer gordo seguro que solo tiene algún kilito demás que lo hace sexy.


Además compartimos la afición por las masturbaciones diarias.


Besos de un novato comentado y escribiendo.

Mr G.

Eli_Luna dijo...

Inexplicable sensación al descubrirte esta noche.
Tus letras han estado acariciando a mis sentidos.
Un placer!

Desde México, te abrazo.

jaud dijo...

Magnífico, felicitaciones. Un abrazo

Bastardo Grenouille dijo...

es increíble ver cómo de una situación que aparenta tanta quietud y mediocridad, puede surgir un relato ágil, colorido y amable, casi se puede sentir simpatía por el gris Arturo, cuando en la realidad no nos provocaría más que lástima.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, qué bien nos lo cuentas todo, Raúl, con esa naturalidad fluida propia de las buenas plumas. Y ese retrato de un personaje solitario que desea cambiar de vida y, sobre todo, vencer esa soledad y esa monótona rutina en la que hasta masturbarse se hace sin ganas, como por inercia...Un besote y pasa un estupendo día de San Valentín, si es que estás enamorado, claro, jeje y sino un estupendo día de asueto, que p'al caso...

Carme Carles dijo...

En realidad más que de soledad, hablamos de la envidia de Juan. Al fin y al cabo Arturo vive solo, con una vecina que en cuanto se lo proponga está ahí, sale los sábados con los amigos y encima tiene las paredes libres. El cuadro es la venganza para que al menos sienta algo de soledad como la que siente él.
Salut

Francisco Machuca dijo...

La fuerza del relato es la desnudez completa,no de las paredes,sino del mismo texto.
Impresionante.

victor miguel dijo...

hola soy victor liberato. que bonito relato este, interesantisimo, felicidades