lunes, 2 de junio de 2008

Bienvenida a casa, señora

Al infierno se accede a través de...
Rebecca. 1940. Alfred Hitchcock

28 comentarios:

ALMA dijo...

No te descubro nada cuando te digo que esta es una de mis peliculas favoritas extraida otra vez de otro hermoso libro de Daphne du Maurier.

Me estas acostumbrando mal Raúl, hermosa prosa y cine, ¿que mas puedo pedir?. Si, te pido, a ti, que sigas acostumbrandome.

ALMA dijo...

"Anoche soñé que volvía a Manderley" y leía hermosos libros regalados por un amigo y esta noche, vengo y Raúl me regala esto, se ha cumplido mi sueño.

Quiero mas.

Un abrazo

Arkana dijo...

Cuánto misterio contenido en tan pocas palabras. Cuánta fuerza, que me turba, me supera. Es increíble, me asusta, pero me encanta.

Un beso!

Juanjo dijo...

Hermoso texto para describir la fabulosa jaula de oro y la angustiosa frustración de la protagonista.
Tal vez fue mi primera toma de conciencia del sufrimiento que puede albergar el alma humana, pues esta película la vi de muy pequeño, y me impactó bastante.
¿Por qué pensaría yo que una película en blanco y negro tenía que ser inofensiva?

Saludos, amigo, vecino, paisano.

Anónimo dijo...

Rebeca, manderley..... nombres míticos que han pasado a la historia del cine.

Belén dijo...

Si lo que quieres es matarme del gusto, lo estás consiguiendo... y no se aún qué me gusta mas, si el libro de maurier o la peli...

No puedo elegir, es como si me preguntan a quien quiero mas, a papá o mamá

Besicos

Tesa dijo...

Leí el libro hace tanto tiempo, en la adolescencia, que apenas lo recuerdo. Había visto la película, en televisión, unos días antes. Tengo en mente sólo un par de escenas, él en el jardín con la casa de fondo (creo) y aquella bajada de escalera, estómago encogido (el mío).
Me apetece refrescarlo.

єѕтησм dijo...

Puede que querer encierre también el sentimiento de la envidia.
Envidia de ser querido tanto como se quiere.
Saludos.

- YOGUR - dijo...

Precioso texto. Es embriagador, te lleva de la mano desde la primera frase.

Un abrazo Raúl :)

María dijo...

Esta película siempre fué mi preferida, es más ... la ví un montón de veces, y nunca me cansé de verla, aunque, te doy las gracias por habérmela recordado porque ... si te digo la verdad ... ya la tenía en el olvido ...

Saludos.

Camille Stein dijo...

la segunda señora de Winter no sabía que tras el esplendor de Manderley habitaban fantasmas invencibles... y siervos que continurían hasta el final su memoria

un abrazo

gorocca dijo...

Qué preciosidad Raúl,que hermosa pluma tienes para hilvanar bellas palabras!un beso.Gcc

Sil.* dijo...

Raul!! Aquí estoy, devolviéndote la visita. Tengo mucho para leer en tu blog, pero lo que he leído me ha dejado maravillada. Tienes una exquisita forma de contar, narrar o simplemente decir.
Me quedo con una frase: "Al infierno se accede a través de una camino empedraro..." Realmente será así? Existen además, infinidad de atajos pero claro, ya no veríamos ese jardín previo.

Sigo leyéndote no sin antes dejarte un abrazo!!

Sil
PD: Me ha encantado el nombre que elegiste para tu blog.

comopompasdejabon dijo...

Una a la par inquietante y esplendida descripción del infierno o más bien de sus llamas, de las hogueras en que cada uno se quema y extiende hasta conformar un arrasador incendio. Digo no sólo la película, sino también por demás tus letras.
Gracias Raúl por tu visita, el Club es tu casa, puedes ir en zapatillas si lo deseas ;)
Un saludo.

Sotto Voce dijo...

Esta sí. La conozco.
Yo pensé cuando la vi, cómo es posible que una mujer recién casada y enamorada pueda soportar tanta humillación en su propia casa?
Claro, eran otros tiempos.
Hoy en día, el fantasma, el ama de llaves y hasta el marido, hubieran sido denunciados por malos tratos.
Y es que el señor de Winter me pareció insoportable y la señora una mojigata de cuidado.
Y la bruja....bueno, parecida a una que conozco.

Perdona Raúl, la peli me encantó pero es que hoy necesito echar demonios de mi cuerpo.
Esos personajes maravillosos se la han cargado.
Eso sí, Manderley es preciosa!

Oye, y la señora antigua a la que cuidaba al principio? Juassssssss, me estoy acordando, jajaja!
A esa la mandaría al calabozo del blog del señor Tas...

Un besazo!

mi despertar dijo...

Tu narrativa tu estilo me ha gustado intensamente, estoy y vuelvo

la oveja negra dijo...

querer es envidiar no poder ser cada palabra, cada molecula de aire, cada pensamiento, cada momento... querer es aprovechar ese momento en que te conviertes en lo envidiado!!!

mua

ALMA dijo...

Retomando nuestra sección de frases célebres de cine, dice la protagonista de nuestra historia de la que fijate tú no sabemos el nombre:
Quisiera que se inventara algo para embotellar los recuerdos, igual que los perfumes, y que nunca se desvaneciesen. Y que cuando yo quisiera pudiera destapando la botella volver a revivirlos.
Y añado, o tapándola, olvidarlos del todo.

Que hermoso se ve el cine a través de tu verbo.

Un beso

Juan 43 dijo...

El fantasma más hermoso de esta joya del cine es que en ningún momento de la película se dice el nombre de la nueva señora de Winter.
Rebeca lo absorve todo, más allá del título, y sin la necesidad de haber rodado ni un sólo fotograma.
Espléndido. Inaudito y absolutamente genial querido Rául.
Un beso sin fantasmas, ni comparaciones.

¡ Salud !

Juan 43 dijo...

Se me olvidaba.
Tienes un banner absolutamente maravilloso. Y lo digo absolutamente en serio.


¡ Salud !

Anónimo dijo...

No soy cinéfilo, más bien casi analcinético (vaya esta inventada palabreja no es precisamente muy limpla), quiero decir con poca cultura de cine. Pero me gustan tus textos.

"Al infierno se accede através de un camino empedrado que cruza un precioso jardín", pasa casi siempre.

Antonio I.
http://uncuentochino.spaces.live.com/

Lo. dijo...

Me gusta muchisimo.
Un beso.
Lo.

Lau dijo...

jajajaja, hola creo que llegué aquí por el blog de belénn...
o no me acuerdo..
En fin, de Benicassim.. me hubiera gustado a ir a ver a Manu chao allí..

me ir´´e pasando para leerte..

saludos!

MANCHA dijo...

mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha

AdR dijo...

Genial, dejas un buen sabor de boca, aunque hables de envidias/miedos/desgracias. Es sólo ver la cara del ama de llaves y se me revuelve el estómago. Qué gran película, y qué gran texto el tuyo :)

Abrazos

Nikté dijo...

Raulito de mi vida, nadie como tu para crear después de.
No recuerdo bien la pelicula, la trama me refiero, pero si las sensaciones y tu me las refrescas
Pero dime una cosa.
Solo escribirás sobre pelis?

Blanca Vázquez dijo...

Una manera curiosa de hablar de las películas de nuestra vida. Interesante. Yo amo el cine también, aunque hablo de cine más actual, por el momento.
Un saludo, gracias por tu visita.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

No sé por qué pero sabia que este fotograma iba a estar por algun lugar,lo anduve buscando entre cumbres borrascosas...
Joan Fontaine tal vez sea una de las "blondes" Hitchcockanas mas discretas aunque mi prefe sea Bergman pero en su papel en "Luz que agoniza" de Cukor