viernes, 17 de febrero de 2006

Silencio

Silencio, silencio, silencio. Aparco mi ira y mi desazón y me bajo del mundo, este lunes silencioso. Me niego a continuar gritando un nombre que no sea el mío. Me quiero en silencio, en silencio me amo. Cierro los ojos al mundo por un momento. Los vuelvo a abrir, y me escudriño por dentro y me creo. Y me deseo a mi mismo ser silencio, ser mar cadencioso, ser ola binaria y apacible; y no marea embrabecida y devoradora. Yo me callo y a mi alrededor, todo también se calla como por arte de magia. Es el triunfo de la paz individual sobre la vorágine colectiva. Ahora, desde mi callada, podré escuchar el caer silencioso de la lluvia, la muda carcajada del niño, el silencioso despertar de cualquier corazón enamorado.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Deja que tus pensamientos fluyan y nacerá en tí el amor.

Anónimo dijo...

El silencio cuando lo buscas, es la más linda música a tus oídos, flor que descansa y se apacigua toma aire y respira,
Cuando el silencio entra sin llamarlo, es la más oscuras de las torturas quema y mata la mas dura de las criaturas,
El silencio es entonces un huesped muy caprichoso y a veces mal humorado, el silencio es como un sentido más, es como un estado, no depende de otros está en ti mismo...
tanitabella

Críptica dijo...

Shhh.. te susurro y te abrazo en silencio (también sonrío)

pati dijo...

El silencio es también una espalda... pero, por inmenso que sea, puede ser quebrantado echando en él un nombre.

Saludos, Raúl :)

ps.: Sigo profundizando...

Bolero dijo...

Dificil tarea encominedas, quedarnos en solencio con nosotros mismo, es tal vez una de las tareas más dificiles de realizar junto con aguantar y aceptar nuestra soledad
Tanto lo uno como lo otro son tareas que debemos realizar continuamente, para plantarnos delante de nuestra vida y aceptarla
muakkkkkkkkkkkkkkkkkk

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Llorabas en ese instante "làgrimas o lluvia amarilla" y eso ocurre.

El camino perdido dijo...

Segundo texto saboreado. Excelente!!

Saludos

Jean Paul dijo...

tu silencio me abrio la puerta a mi 4° capitulo de silencio... gracias

Naia Salud dijo...

El placer del silencio nos lleva a sentir con profundidad nuestras emociones. A veces, duele el silencio, a veces te llena de alegría y paz.

Un fuerte abrazo
Namasté