jueves, 1 de diciembre de 2011

Un día en las carreras

Faltan pocos segundos. Todos los coches están ya preparados en la parrilla de salida. Rugen con rabia los motores. En este primer plano que acaba de ofrecernos la televisión, vemos a Fernando Alonso totalmente concentrado en el interior de su monoplaza. La tensión se...
.

49 comentarios:

Santi S. dijo...

Eres el cuentista de la cotidianidad, tío.
Despues de leerte tanto tiempo me esperaba una sorpresa que diera al traste con el título y también con el comienzo, pero jamás me imaginé que fueran por ahi los tiros.

Lansky dijo...

niño con coche rojo y fondo de padre divorciado...debe haberlos, sí.

Aldabra dijo...

Estas historias me tocan la fibra porque yo me separé cuando mi hija era pequeña, 6 años, y nunca acabé de entende cómo una madre puede dejar que un hijo no vea a su padre en tanto tiempo. No tiene nombre. Y eso que yo no tuve ni tengo buenas relaciones con mi ex
pero lo primero son nuestros hijos. Sin discusión.

Lo has contado muy bonito, como siempre.

biquiños.

39escalones dijo...

Qué bueno que se abra la luz al final del túnel; acostumbrado a otros tonos y otras melancolías, ya aguardaba yo conforme iba leyendo a que se oscureciera algo... Y no.
Por cierto, con temor en las primeras líneas de que se te hubiera ido la flapa y hubieras decidido escribir sobre Antonio Lobato, el hombre del flequillo ausente (entre nosotros nos reconocemos).
Por último, me encanta el subtítulo del blog; será que todavía estoy en ruinas.

Camy dijo...

Historias reales, con detalles de narración, que emocionan.
un beso

flower dijo...

Esto no vale, Raúl. No vale que toques la fibra tan bien (si todo lo tocas tan bien... ¡mamma mía!), no vale que nos permitas sentir la felicidad de ese padre y de ese peque en nuestra piel, no vale que nos dejes odiar la lentitud y la sinrazón de la justicia, no vale...

¡Que no vale, oyes?!

Besos con sonrisa,

Mita dijo...

Campeón!! :)
Kuss

ethan dijo...

Me dije: ¿habrá vuelto con los relatos basados en pelis clásicas? No. Pero da igual: estupendo, como siempre.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Me ha vuelto a encantar el giro que le has dado a esta historia. Yo tampoco tenia ni idea de por donde iba a discurrir.
Un tema, el de las separaciones, en el que los perjudicados son siempre los niños----Seremos idiotas!!!
genial de nuevo.

María

Miguel Baquero dijo...

Yo también celebro el tono y que al final el cuento acabe en una victoria, al menos momentánea, pero lo cierto es que estas separaciones entre padres e hijos por sentencias más o menos discutibles son un drama a veces atroz

aina dijo...

Qué triste cuando suceden estas cosas y los niños se usan como moneda de cambio. Y mientras tantos, la justicia tan lenta e inexistente.

Blanca dijo...

Gracias, Raúl, por narrar tan dulcemente uno de los dramas más grandes que suceden.
La venganza de las mujeres siempre es muy cruel.

Puntos seguidos...

Abrazo!

abril en paris dijo...

Me quedo con el abrazo y ese instante de reencuentro..¡ eso es subir al podio de padre !
La vida no es una comedia solo un melodrama..
Siempre encuentro una emoción en tus relatos.

Saludos :-)

Lo Siento por Interrumpir dijo...

A pesar de todo, la vida es bella.

Josep dijo...

Dos años de paciencia, de noches en vela, de temores internos.

Dos años que para Pablo han sido una eternidad y para SS un entremés....

Real como la vida misma...

Un abrazo.

Mario dijo...

Me gustó el final, no me lo esperaba, un buen padre sin duda, el juego del niño en el carro me hizo gracia, me vino algún recuerdo de esas pequeñas "tonterías" que hacen los padres cuando quieren ser tiernos. Y todos tenemos esa debilidad por alguien. Un abrazo.

Mario.

Tesa dijo...

Los padres divorciados quedan siempre en desigualdad de condiciones.
Están desprotegidos. Es muy injusto.

Beatriz dijo...

Un relato pródigo en imágenes. Has captado con la palabras esa competición tan cruel que arranca desde que los caminos de la vida en pareja se bifurcan. Esa carrera tan llena de obstáculos en la que el triunfo como padres debiera ser la felicidad de esas personitas y no la lucha por la posesión de ellos como un trofeo.
Un abrazo. Me ha gustado Raúl.

leo dijo...

Triste y tierno, Raúl.
El comienzo nos mete de lleno en la historia: muy logrado.
:-))

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

La vida, que es así de cruel.

Saludos.

Francisco Ortiz dijo...

Eres el Benedetti de nuestra pequeña generación bloguera.

MarySandel dijo...

Me gustan las batallas ganadas, especialmente si el que gana es el amor. Raúl tengo que confesarte que espero con ansias los jueves y este no ha sido la excepción.

Gracias por tu visita, es un verdadero honor y placer recibirte en mi blog

un abrazo desde Costa Rica
Mary

zayi dijo...

Siempre he dicho que un hombre cuando es padre de verdad, de esos padrazos!!! suele superar a la mujer y es que son capaces de hacer tantas y tantas cosas con ellos...

Mientras te leía me he sentido muy identificada, no veas las tertulias de lucha libre que se forman en casa entre los peques y ese señor que se olvida de los 37 tacos que tiene para echarse al suelo y dejar que sus hijos le ganen. Cuando lo veo, me acuerdo mucho de mi viejo y me siento feliz de darles a mis niños, un poco de lo que yo tuve.

Excelente y -al menos para mi- nostálgico relato.

Un besito, Raúl.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Bonito y sentido relato.

Saludos de J.M. Ojeda.

Juanjo dijo...

Me pregunto cómo lo puedes narrar tan bien, tú que no lo has vivido. Pero es así cómo se siente.

Un abrazo.

Elenita Carpediem dijo...

Felicidades por tu relato que emociona y pone la piel de gallina :)

el viajero impresionista dijo...

Los padres también existen. Véanse historias de Hollywood tales como "The road", "Señales", "The wrestler","Super 8"...

Miguel dijo...

Un relato encuadrado en la cotidianeidad, como los que a ti (y a mí)nos gustan. El divorcio es frío y seco. Sin medias tintas. Pero yo pienso que lo primero son los hijos.

Un abrazo.

Antonio de Castro dijo...

Pues si, los padres tambien existen, tambien sienten y tambien pueden ser victimas de sentencias injustas dictadas a la sombra de lo politicamente correcto.

campoazul dijo...

Real del todo, y triste por la parte que se llevan los niños que se quedan en el medio...
Por lo menos esa tarde fue una victoria.

Besitos.

Belén dijo...

:)

Si es que eres un monstruo

Besicos

Ro dijo...

Como puede ser un gran día de Serrat. Pudo ser y lo fue.
Mi frase preferida:
"Nada de noticias ásperas en la radio. Sólo música fresca que no empañe los cristales".
Utopía: ojalá que algún día no haya que elegir porque no existan las noticias ásperas.

Y ese "yamecontarás" de la despedida que significa que a alguien le interesamos porque siempre quiere saber más de nosotros.
Gracias por el optimismo con que se pone fin a una separación mucho peor que en la que se enmarca.

Elena Casero dijo...

me gusta que haya cambiado el tono de algunos relatos, sin cambiar tú.

Un beso

senses and nonsenses dijo...

Víctor no tiene la culpa de las frustaciones de sus padres.
magnífico relato: es fácil identificarse: si no eres padre, eres hijo.

un abrazo.

roberto dijo...

Bravo, campeón.

Juanma dijo...

Ya estoy aquíiiiiiiiiii

Culpa de Twitter, mis letras se me escapan de la boca y me vuelven a traer hacia las letras amigas.
Besos Raúl.

Recortables y Quimeras dijo...

Qué buena la historia, el final inesperado. ¡Me ha encantado!.

Anónimo dijo...

Que los adultos somos gilipollas y confundimos la velocidad con el tocino, es un hecho. Y tú lo has plasmado más con lo que no cuentas, que con lo que narras.

JC

Miguel Sanfeliu dijo...

Raúl, tus personajes se salen del texto y se hacen reales. Me encantó. Tus historias siempre llegan a tocar la fibra sensible, sin que nos podamos acorazar.
Un abrazo.

Francisco Machuca dijo...

Cuando no eres reconocido de niño siempre se busca ese reconocimiento de grande.Por ahí dicen que eres el Benedetti de la red,es posible,amigo.Quizá mi comentario no parece tener nada que ver con tu magnífico relato o,quizá sí.Recuerdo de niño que yo quería una cometa.Eran unos tiempos que todavía no se vendían como ahora.Mi padre se puso a fabricarla en la silla de la cocina.Yo imaginaba ya la cometa volando junto a mi padre.Mi padre la dejó a medias y nunca supe porqué.La cometa se quedó allí en un rincón de la casa pequeña y sin espacio.Se fue rompiendo hasta quedar sepultada con otros objetos.Hoy día,veo que este recuerdo tiene mucho que ver con la vida.La cometa nunca alzó el vuelo...

Carme Carles dijo...

Aunque no sea una película me ha llevago a pensar en tantas en las que la relacion paterno-filial nos emociona. Me dejó un sabor agridulce.
Salut

mi nombre es alma dijo...

Una historia en la que todos pierden.

Alex B dijo...

Asíe es la vida. Emocionante para bien o para mal.
Emocionante como tus relatos.
Un beso

techocolatecafe dijo...

Nuestro amargo pan de cada día.Si las paredes de los patios escolares hablaran....

MTeresa dijo...

Elaborar un cuento resulta
más problemático que una novela,
pero tú eres un mago para ello,
los bordas, son magníficos,
enhorabuena

plared dijo...

Uno de los mejores que te he leido y...en un mundo que tiende a lo femenino, revindicar el papel ultimamente arrastrado por el fango de un padre que sufre en silencio. Es de agradecer. Felicidades y que rabien....

Maria Coca dijo...

Es un relato circular. Gira y da vueltas como el cochecito mientras el padre disfruta de su paternidad. Me gusta, Raúl, una vez más.

Marcos Callau dijo...

Emocionante a la vez que realista este relato, emotivo hasta el final, Raúl. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

Juan Herrezuelo dijo...

Dos años es una larga, solitaria y desazonante carrera, pero no podía haber mejor premio. Que se queden con todas las copas: no hay nada mejor que levantar a tu hijo en brazos.