jueves, 9 de junio de 2011

Necedades

Un día mi padre maltrató a mi madre de palabra. La llamó guapa. Después lo hizo de obra, dándole un beso galante y un...

65 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Las suegras son así.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja....
Buen castigo para ese mal marido.
De todas formas, y bromas a parte, tus relatos tienen siempre una segunda lectura muy interesante.
Buenas nochesss.

María.

Gabriela Amorós dijo...

Tu padre fue un camelador simpático y puntual, o sea, que por lo visto, no era profesional. Debería haber utilizado la reincidencia en sus camelos... No sé, tal vez hubiera funcionado... o no.

Te felicito, me ha gustado mucho, de verdad.
Sonrío.

Besos

Rosa dijo...

Preciosa imagen de "La gran familia".
Ahora no queremos ser familias grandes.
Una pena!!!
Me gustó ese tipo de "maltrato".Raul un gran relato. Reflejas lo cotidiano como nadie.

Abrazos desde el aire

Antonio de Castro dijo...

Es un cuento cruel, por la crueldad explícita del final, pero yo diría que, sobre todo, por eso que está oculto en el primer párrafo, como sugiriendo (o exigiendo) una segunda lectura que casi da miedo llevar a cabo.
Un saludo.

Rafael dijo...

Es que siempre que queremos conseguir algo, nos volvemos de repente muy cariñosos, románticos y adorables. Para ejemplo no hay mejor que señalar al amor :)

Un relato increíblemente genial. Tus textos son en su brevedad más extensos que un libro e igual de intensos y disfrutables.

Rafael.

Mixha Zizek dijo...

jajaja me gusta entrada
Cómo cambian las épocas ahora lo tiempos lo verían como un jugueteo de pareja...
pero buen castigo que se llevó, y la suegra en casa,
me arrancaste una sonrisa, besitos

aina dijo...

Qué habilidad y qué destreza en el arte de la manipulación. Menos mal que algunas son más listas que otras. Aunque también es cierto que algunas suegras...mucha carga son.
Sutil e intuitivo, como siempre.

39escalones dijo...

Ay, esas suegras... Vengan muchos maltratos como esos, sin segundas intenciones a poder ser.
Por cierto, hace mucho que no digo nada de las cabeceras de este mundo tuyo; magnífica esta vez, y muy adecuada. Aunque ahí haya padrino, y no suegra.
Un abrazo.

David Condés dijo...

Esas suegras, que a veces parecen personajes anodinos y de poco recorrido, pero que cuando no tienen ningunas ganas de morirse terminan siendo protagonistas

Josep dijo...

Suerte que estoy ahora solo porque la carcajada ha sido estruendosa, Raúl, colega.

Una vez, hace mucho, en Alcoy, el padre de un amigo me asesoró acerca de la mejor forma de cortar una sandía: le hincaba un cuchillo enorme en el centro mientras miraba a la abuela sentada a su vera y exclamaba: ¡suegra!

Nunca conocí yerno más cariñoso con su madre política, todo hay que decirlo...

Un abrazo.

Oscilaciones dijo...

Las suegras.....
Me he divertido. Imagino los años de suegra y caras..
No te molestes por los de los gatos....Saludos.

Beatriz dijo...

En estas épocas tan escasas de risas, es de agradecer tu sutileza, esa fina ironía de tus palabras que nos arranca el asombro y la carcajada. Muy bien escrito, ¡¡¡es que nada sobra y nada falta para deleitarnos con tan buen relato!!!
Un saludo,
Te aseguro que tus textos los releo. Y los disfruto

Anónimo dijo...

Si es que hay suegras que, dado que no fueron suficiente para evitar que uno se casara, si al menos justificarían un ruptura.
Tu relato haba de algo más. Habla o a mi me lo parece al menos, de la rutina y de matrimonios a la antigua.

JC.

Aldabra dijo...

¡que buenísimo, Raúl!

muy divertido.

biquiños,

Miguel Baquero dijo...

Pero no te creas, que cada vez menos se dejan engatusar por esas cosas. Eran, sin duda, de una generación anterior. Ahora ya eso no cuela.

Alice se perdió dijo...

¡Menuda pena le han puesto al reo!(seguro que tuvo un abogado disperso durante todo el proceso).

Me ha hecho mucha gracia el relato y me gusta mucho esta vena que te ha salido, Raúl.

Besitos,

ANRO dijo...

De verdad, de todo corazón, Raul, has conseguido conmoverme con este brevísimo relato, que ni maldita la falta que le hace ser más largo.
Gracias por estos preciosos momentos literarios.
Y sigue "maltratándonos" de esta forma.
Un abrazote.

Celsa Muñiz dijo...

Jajajaja, que bueno. Que bien llevado desde el principio. Esa forma de plantearlo con una contradicción es todo un hallazgo.
Creo que es la primera vez que te leo y me dejas riendo. Y eso es difícil. Muy difícil.
Me encantó.

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

jaja qué fresco relato, esta es una familia de obstinados. Y parece ser una historia de lo más frecuente.

Camy dijo...

Impecable pero duro ¿Me dolerá más porque seré suegra?
Acabo de llegar de Berlin y me ha llamado la atención la total ausencia de ancianos...Todos me dices que están en el campo....
un beso

Anónimo dijo...

HAce casi dos años que sigo tu blog. Eres bueno, pero que muy bueno. Disfruté con el último y con todos los demás. Saludos Maribelflores.

Juan Herrezuelo dijo...

Se entra al relato con el ceño un poco fruncido por la intriga y el equívoco inicial y se sale con una franca sonrisa: al final, breve retrato del hombre que no logra ya conservar los últimos restos de su territorio, que es yerno, marido y padre y apenas conserva de sí mismo lo justo para una zalamería inútil. Ay, esos juegos de familia. Un saludo.

Anónimo dijo...

Mmmmmmm.....éste...lo conocí hace unos mmmmm...4 años, tal vez 5.
Excelente!

Blanca dijo...

¿Qué hombre sin escrúpulos maltrata así a su mujer? ;-)

¿Y qué clase de suegra era tú abuela para no tener nunca ganas de morise?

Me están gustando mucho los cambios de relatos. Lo mismo giras que das un trompo.

Beso!

mi nombre es alma dijo...

Mira que querer separar a una hija de su madre.....castigo eterno. Si hubiera sido al revés....

Belén dijo...

Es que siembra vientos y obtendrás tempestades...

Besicos

Tesa dijo...

Qué pesada ...esa abuela inmortal.

Sonrío al ver tu banner de la gran familia. El pasado sábado me encontré un niño. Rubio, pequeñito y hermoso como aquel Chencho.
Conseguí (gracias a lo listo del pequeñajo) con su puto padre, que además de perderlo, lo recibió con voces y azotes en lugar de abrazarlo.
...La realidad siempre supera a la ficción.

lidonb dijo...

Espero que, después, aprendiera a aparecerse. Mi abuela dice que es lo primero que quiere aprender cuando se muera

Lansky dijo...

No sé si pretendía ser paradójico, pero tu relato es algo mucho mejor: realista.

Uno dijo...

Vaya par de maltratadoras.
Estupendo.
Un abrazo

La Polimática dijo...

Hola Raúl:

Yo tampoco me he tragado el engaño de mi ex durante años por ese motivo está pagando con creces mi ausencia.

Nunca me he sentido tan plena y llena de paz como ahora.

¡Felicidades por el blog!

zayi dijo...

Es que cuando la limosna es grande...hasta el santo desconfia...a mi me llaman salvaje porque cuando se me ponen muy cariñoso, preguntó: ¿Que quieres???.
Muy bueno, Raúl.
Un beso.

Carme Carles dijo...

Un castigo que padecen castigador y castigado a partes iguales. Me ha gustado esta visión del asunto
Salut

Reyes dijo...

Querido Raúl , ojalás las esposas fueran maltratadas así , con pellizquitos .
Lo cuentas tan bien que dan ganas de releerlo ,para pillarle más y más sentidos.
Voy a hacerlo, releer.
Un placer venir aquí, como siempre.
Besitos.

MTeresa dijo...

Pues yo quiero
ese "maltrato" a diario,
faltaría más

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

El humor tampoco se te da mal, y es que se pilla antes a un interesado que a un cojo.

carolina molina dijo...

Raúl,me ha gustado tanto que lo he colgado en mi blog: http://carolinamolina.blogspot.com/2011/06/necedades-de-raul-ariza.html

Sigue así...
Besos.

leo dijo...

:-)))

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Esa primera línea es irresistible: nadie se iría sin leer el resto.
Qué ingenuidad la del pobre hombre. Ay, es que a veces los hombres pueden ser tan tiernos :)
Besos.

Susana Inés Nicolini dijo...

Me parece hiper creativo el post. Te felicito. Como dice el comentario anterior, desde la primera línea es irresistible. Que bueno haber llegado a tu blog, desde otro blog amigo. Me ha parecido excelente.
Te sigo
Te invito a conocer lo míos.
Un abrazo desde Buenos Aires

Susana Inés Nicolini dijo...

Aissss ¿cómo hago para seguirte?

Francisco Ortiz dijo...

Así se le da la vuelta a los tópicos, sí, señor.

MarySandel dijo...

Magnifico Texto, como siempre un placer visitarte Raul!

Un abrazo desde Costa Rica
Mary

Olga Bernad dijo...

Una no puede evitar ponerse de parte de la suegra, oye, sin ganas de morirse nunca jamás;-)
Muy bueno.

La Zarzamora dijo...

Sonrío.
No te conocía este sentimiento familiar...
Pobres suegras, todo un mito.
Besos, Raúl.

Francisco Machuca dijo...

Éramos poco y parió la abuela.Debería haber parido la abuela.Ahora con la inseminación artificial...
Un abrazo,Raúl,en este domingo tan ingrato.

campoazul dijo...

Me encanto el castigo que recibió el vil maltratador…, si esas artimañas no se pueden usar contra las suegras que se vuelven del revés…jajaja

Besitos.

manuespada dijo...

He notado cierto cambio de estilo en este texto, como que estás provando registros nuevos. Al menos es la impresión que me ha dado. Me ha gustado.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Cosas de Casa...

Saludos de J.M. Ojeda

Elèna Casero dijo...

¡vaya tipejo de padre! ya no puedes confiar en nadie.

Me ha gustado este cambio de registro. Sí señor

Patricia dijo...

La verdad, espero que la madre del narrador haya encontrado en ese tiempo que su madre vivió con ella un hombre que la pellizcara con ganas, la besara y la llamara guapísima. Espero también, que el narrador nada tenga que ver con ese padre.
Un gusto siempre encontrarme con tus relatos
Saludos
Patricia

Miguel dijo...

Exquisita manera de maltrato... pero una suegra, es siempre una suegra...

Un abrazo.

MTeresa dijo...

Hola amigo
vuelvo a leerte
y me recreo en tus palabras,
un abrazo

ÁFRICA dijo...

Hola Raúl, ¿que decirte? , si tú lo escribes también.
No quiero engatusarte con mis palabras.
Sólo mandarte un beso.

Prensa Caliente dijo...

Jajajajaja es lo que tienen las buenas acciones, que acaban pagándose xDDDDD

roberto dijo...

Ay, las suegras...

40añera dijo...

Pues le ha caído una buena condena por semejante osadía

Alex B dijo...

¡Qué zalamero, tu padre!
y es que no existe mejor forma de convencer. Por algo dicen que mueve el mundo.

Algo de verdad habría....

un beso

FJavier dijo...

Recorrido de rigor. En el primer matrimonio uno se cree el centro del universo y piensa que puede con astucia conseguir lo que se proponga. En el segundo ya se ha aprendido que a pesar de ser importante no hay nada que hacer que no esté ya decidido. En el tercero uno ya se ha percatado de que solo se es un asteroide en alto riesgo de colisión, evitarla es el objetivo. Si aún así hay un cuarto, es que uno ama el riesgo más de lo que teme la soledad. Divertida y magnífica narración, Raul, como ya nos tiene acostumbrados.

senses and nonsenses dijo...

si es que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
la venganza de la suegra fue terrible.

un abrazo.

N Ó M A D A dijo...

JAJAJA.

Anónimo dijo...

Me ha encantado. Hay mucho recochineo en este cuentecito.
Jajajaja

Rafa Cardo

AdR dijo...

Eso le pasa por listo, si hubiera ensayado durante años...

:) Abrazos

Aldabra dijo...

Repasando ahora veo que te comentaba ANRO, yo no conocía su blog, pero leyendo otros me enteré que se murió; te lo digo por si no lo sabes. Por todo lo que he leído parece que era una gran persona.

biquiños y espero que no te moleste que te lo diga.