jueves, 8 de julio de 2010

Al piso 27, por favor

Ha amanecido con una congestión nasal de caballo. Estornuda, moquea y no paran de llorarle los ojos. Las noches de noviembre en Brooklin,...
The apartment.- 1960.- Billy Wilder

60 comentarios:

Josep dijo...

Pobre Baxter: no se da cuenta de que, además, es un iluso: no le dejas, Raúl, mucha esperanza; otro día, le das más aire, no vaya a perderse en el hueco del ascensor donde vive su amada.

Un abrazo.

eMi dijo...

A mí, lo que me encanta de él, son sus espagueti boloñesa. Es una pena que no nos pueda invitar más a menudo a los amigos, y menos ahora, desde que, por fin, le han ascendido. Porque ya le han ascendido, ¿no lo sabías?

40añera dijo...

No se la de veces que he visto la película y ahora tu me das otro sorbo de ella, que decirte como siempre un placer saborear sus lineas caballero.
Besos

BB dijo...

Una fabulosa película e igual de fabulosa, la actuación. Un deleite
recordarla en tus palabras.
Un abrazo
BB

39escalones dijo...

Y yo que pensaba que la chica se llamaba Kubelik...
C.C. Baxter es uno de los mejores personajes jamás dibujados dentro del guión más perfecto jamás escrito. Un personaje que atesora, sobre todo, candor, ingenuidad, y que se redime de ello, que madura, que se hace hombre por amor. Tremendo.
Excelente homenaje, amigo.

ÁFRICA dijo...

Para mi la protagonista es la ascensorista, el es un pringao del ascenso.
El que esté resfriado, es que el estrés baja las defensas, (Me hizo gracia)
Un beso.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

No soy aficionado al cine clásico pero me encanta cómo te metes en el personaje.

Un abrazo.

Nahahya dijo...

¡Es qué solo lo podía interpretar Jack Lemmon! y mi querida Shirley...sino me equivoco es "El Apartamento" de Wilder.. (en fin sino es así, no pasa nada) No sé si existen hombres como Baxter, pero me resulta muy encantador, enamorado de la chispeante, bella e inteligente, Shirley...Hola Raúl, mis mejores deseos y éxitos cn tu Elefantiasis.

Te dejo un abrazo enorme lleno de aromas de verano,

Naia

Belén dijo...

Vete a saber si el constipado no es una somatización de algo que esté por ahí debajo.. igual es alergia a su estatus...

Besicos

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, esta vez ha sido fácil, porque nombras a Baxter y además hablas de su apartamento y la fotito es reveladora: Jack lemmon y Shirley McLaine...así que es...El Apartamento, del genial Billy Willder, jeje. Como siempre, encantadores tus relatos inspirados en el cine clásico. Y cambiando de tema: ¿sabes por qué algunos de mis poemas te parecen coplillas? pues porque tienen métrica y rima consonante y eso les produce cadencia y musicalidad. Los que escribo libres, sin métrica y con escasa rima, ya no provocan ese efecto. De todos modos me estoy preparando p'a tonadillera, hale, que ahora que la Pantoja está en la trena ha quedado un huequecillo libre. ¡¡Sonrío, jiji!!

antonio dijo...

Feliz verano.
Por cierto, gracias siempre por tus visitas.
Pásalo bien.

Réquiem por Amor dijo...

Vacaciones!!!me he apañado un mes de vacaciones pobres, es decir, gazpacho y libros. ¿Donde puedo comprar, que no sea por internet, Elefantiasis?. Si no me equivoco son también relatos.

Tesa dijo...

Mira que me gusta esa pareja de actores.Ella, siempre la dulce.
Y él, en su perfil de tontillo buenazo.

roberto dijo...

Qué peliculón, sin duda, y qué buen homenaje...

Uno dijo...

Si Wilder leyera tu sinopsis, seguro que rodaba una película. Estupendo texto.

moreiras dijo...

Jeje, qué película más fantástica... tanto como Baxter.

mi nombre es alma dijo...

Y es que como diría Sabina:

Así estoy yo sin ti
Como Buster en El Apartamento

Así estamos sin el dios Wilder, huerfanos de cine, de ironía, de crudeza, de ternura....y todo a la vez.

Cesar dijo...

Esta la he pillado! Te pedía siete novias para siete hermanos, pero esta la he pillado. Confío en que el celuloide no haga trampas y el bueno del asmático consiga al fin decir NO.

Aventurer@ dijo...

Me enciendo un cigarrillo, leo y simplemente disfruto, que no es poco.Un relato genial para una pelicula tambien genial.

Francisco Machuca dijo...

¿Qué tiene esta película que da para tanto? Yo le dediqué dos post y me parece que ante tu magnífico relato,ya tengo nuevas ideas,sobre todo cuando ando resfriado.

Alís dijo...

Vaya, por primera vez desde que te leo sé perfectamente de qué película hablas. Pero eso es lo de menos, porque tus relatos valen por sí solos.
Magnífico homenaje, magnífico texto y genial el final.

Besos

Beatriz dijo...

Tu texto podría se perfectamente un guión para otra película. Yo no he tenido en cuente otras referencias cinematográfica,(aunque indudablemente la hay) Simplemente te he leído y he imaginado tu película.
Saludos y buen fin de semana de cine (entre otras cosas)-

Anónimo dijo...

Imposible no reconocer este clasico. Además la vi hace muy poco tiempo.
Leyéndote como te leo de forma habitual, y sabiendo lo bien que describes la mentalidad femenina, hubiera pensado que le ibas a dar mayor relevancia al personaje femenino, y sin embargom tu cuento se sustenta en el magnífico personaje de Lemmon.

Besossss

María.

Nayuribe dijo...

Me da lástima, un día de estos debería hacer algo x el mismo, para no enfermarse, ascender de puesto y salir con la asensorista...
un saludo

campoazul dijo...

La verdad que me da pena el hombre de tan tonto que es, todos se aprovechan..., y el intenta llegar a algo que jamás conseguirá por ser tan bueno e intentar agradar a todos.
Es una gran película.

Besos.

zayi dijo...

En cada oficina hay uno de ellos, en un lugar en donde trabajé lo llamábamos "El asistonto del patrón"... a él le fue mal, no ascendió...ahora que lo pienso no era mala gente.
Un besito.

Ever Martínez dijo...

Castigo divino por su mansedumbre? A veces me pregunto si Dios se molesta cuando alguien no sabe defenderse o imponerse aunque sea de la manera mas justa.

Quizas algun dia lo sepa

Anónimo dijo...

Alberto Q.

http://traslaspuertas.wordpress.com/

A menudo los resfriados y la tontería van irremediablemente unidas. Qué grande es EL APARTAMENTO. Y tu texto se acerca bastante al nivelazo del filme de Wilder.

Saludotes

Antonio de Castro dijo...

Me encanta la ultima frase. Ahora estoy deseando volver a ver la pelicula. Muy grande Billy Wilder.
Al conocer al viejo Baxter es imposible no identificarse con el. Luego se le coge cierta mania, por su mediocridad y su incapacidad para trascender el mundo en el que vive, de las que ni siquiera el se da cuenta. Y luego recuerda uno aquel verso de la cancion de John Lennon: "no es un poco como tu yo como yo?"
Un saludo

Arancha C. dijo...

Esta película destila ternura entre las nauseas. Intemporal...

Elena dijo...

Y de ella, mejor ni hablamos.

YoSusan dijo...

Excelente película, y como siempre, un texto genial.

Abrazos

Isabel Pérez del Pulgar dijo...

Es un trepa que nos envuelve en su simpatia para solidarizarnos con él, que finalmente se redime por amor......maravillosa...maravillosa......

Ya "alguien" dijo que Wilder era dios

matias dijo...

Brío y ardor en las venas de ese narrador…

un gusto!!!!!

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Mi risueño Raúl, te he dejado en mi blog un pequeño regalo, te copio el enlace para que, si lo deseas, pases a recogerlo cuando gustes y puedas. Un besito y muy feliz finde, corazón.

http://maytedalianegra.blogspot.com/2010/07/premio-dardos-que-juan-antonio-comparte.html

Luis dijo...

"tan bueno como tonto, tan tonto como ambicioso y tan ambicioso como propenso a los resfriados."
Que descripción más concreta de un trepador mediocre.
Un abrazo.

DanielPérez dijo...

Brillante Raúl, tu escritura me mueve, simplemente me mueve.
Abrazos :)

Felmanuel dijo...

Animas a ver (de una vez por todas, y no se habrán cansado mis familiares más viejos de recomendármela) la película de Wilder. No deja de ser una historia muy triste, mucho, tanto como puede serlo esta vida.

sebas dijo...

Un personaje muy curioso el que creaste, Raúl. Espero poder verlo aparecer de nuevo en otra historia tuya.
Es cierto que la poesía es criptica, pero, según mi opinión, es eso la que la hace tan particular; no sería lo mismo si se expresara directamente.

Un saludo grande.

Javier dijo...

"Comprendo al protagonista, yo estoy enamorado de la dependienta de una pequeña zapatería de barrio y ya he comprado más zapatillas de las que podré usar nunca. La veo y la emoción me provoca estornudos. Ella supondrá que mi apellido es Baxter, salvo por esta evidente falta de ambición."

Magnífica tu forma de dibujar perfiles.

García Francés dijo...

Un abrazo, D. Raúl, tengo que pasarme más a menudo por su cine. Avíseme cuando ponga usted algo de Tarantino. Saludos, amigo.

Juanjo dijo...

Esa idea del resfriado como castigo está muy extendida. Algunas enfermedades parece que son culpa nuestra si las adquirimos.
Uno se resfría en noviembre, como es natural, y admira a la ascensorista en cualquier época del año. Pero tal vez estuviera más tiempo con ella si reservara el apartamento para sí mismo en el día libre de la chica.
Ah, no, que el chico es tonto. Esa enfermedad parece que nunca es culpa nuestra y que tampoco tiene cura.

techocolatecafe dijo...

ja ja ja ...qué bueno lo del dilema del picadero. Pues me cae bien el buenazo ambicioso Baxter.

saludo

Miguel dijo...

Este "apartamento" dio pie a hacer una genial película. Disfruto cada vez que la veo. Y no sé si él es un tonto o un listo que se ha pasado de listo. A mí me da un poco de pena.

Un abrazo.

eMi dijo...

Desde Escucho atentamente te ha sido concedido el premio Dardos.

Espero que te agrade y pases a recogerlo.

NÓMADA dijo...

Hoy sólo paso por aquí, porque como piense en tu Baxter además, no sé cómo termina el día...

Maria Coca dijo...

Una película que me encantó cuando la vi, tanto como tu relato. Te superas cada vez.

Besosss

leo dijo...

Me has picado y creo que volveré a verla un día de estos, Raúl.
:-)

Anónimo dijo...

Has aprovechado la oportunidad que te daba su 50 aniversario. Está claro.
La peli es buenisima, y yo estoy de acuerdo con el perfil literario que le sacas al personaje de Baxter.

J.C.

malvisto dijo...

Raúl, desde que conozco este blog siempre me he preguntado como haces para envasar garndes historias en píldoras. Es mucho trabajo, lo sé.
He oído mucho de tu libro, y ciertamente la portada me gusta mucho. Parece un poster de película del primer Lynch.
Felicidades,

MarySandel dijo...

Hola Raúl!

Magnifico! como suele sucederme no he visto la pelicula, mas la historia que cuenta es cautivante!

Agradezco tus visitas, que son un verdadero placer!!

Un abrazo desde Costa Rica!


Mary

Luzdeana dijo...

A ésta sí que la vi hace poco. La síntesis de tu frase final es brillante... je.
Y (aclaro) mis estornudos actuales están mucho más relacionados con la ola polar que atraviesa mi región que con mis ambiciones de ascenso.
Un abrazo.

Blanca dijo...

Vaya, hoy el lorito el primer y yo la última, como siempre..;-)

Qué peli y qué relato. No sé con cual quedarme, bueno, hoy es que estoy derrochona. Con los dos!

Un beso, Raúl

Carme Carles dijo...

La soledad con ambición es menos soledad. O si eres tonto y ambicioso pero eras más tonto te quedas con la chica.
Estupenda la escena de la oficina vista con todas las mesas iguales perfectamente colocadas.
salut

Beatriz Ruiz dijo...

Mi amigo...

Vengo a darte las gracias por el comentario que has dejado por allí... es difícil ese otro mundo, bien complicado...

Beso solidario...

HellForger a.k.a Andrés dijo...

Si el pobre Baxter amanece con un resfriado de caballo entonces debe ser muy tonto (siguiendo la secuencia de logica que aparece al final).

Un excelente resumen de una vida aburrida, de perseguir metas solo por perseguirlas. Tal vez su amor pueda ayudarle a salvarse, o tal vez simplemente la aburra. Que pena, tiene un gran reto por delante.

Un saludo.

Francisco Ortiz dijo...

La frase final es ya todo un relato.

Ave Mundi Luminar dijo...

La ambición extrema enfocada desde el subsuelo del autodesprecio... genial (como siempre).

Mcartney dijo...

Raúl:
Impresionante perspectiva de la sala de trabajo.

Carla dijo...

Raul: Un texto maravilloso! Muy bueno!