jueves, 10 de junio de 2010

Adiós, Michel

El coche recorre la carretera secundaria a una velocidad trepidante, alegre, desmedida. Es un peugeot blanco descapotable, robado...
A bout de souffle.- 1960.- Jean-Luc Godard
Los lectores americanos ya pueden solicitar su ejemplar de Elefantiasis en la editorial.

71 comentarios:

DanteBertini dijo...

me gusta especialmente lo de trepi-Dante...y ser el primero en llegar, casi sin aliento...
un abrazo

Uno dijo...

Ha sido como volver a verla. Mas bien como un trailer de esos buenos que te arrastran con urgencia a ver la película al cine. Solo que la veré en casa. Alquilada.
Un saludo

Nahahya dijo...

A veces, asusta estar con una persona que no tiene miedo a nada. Que vive su vida siempre al límite, arriesgando sin cuestionarse a que velocidad va. Te arrastra a donde una/uno, no quiere llegar. Quemando los segundos como si le fuera la vida en ello.
Mucha fuerza con el libro.

Te dejo un abrazo con aroma a jazmin,

Naia

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Qué buen texto, Raúl, me gustaría saber escribir como tú algún día, como un auténtico literato, aunque no creo que eso se halle a mi alcance por el momento. Me conformaré con continuar escribiendo modestas coplillas. Sonrío.

Bastardo Grenouille dijo...

Las mujeres (y los chicos de pies alegres) son como las cobras de cesto, que bailan en homenaje a la osadía del encantador, parecen hipnotizadas, halagadas, enardecidas en el frenesí... sin embargo el peligro que corre el encantador no está en la posibilidad de ser mordido, el peligro está en cada bamboleo, en el bailoteo agradecido de la cobra que lo alienta a seguir tocando la flauta hasta melodías desconocidas. Qué peligrosas son las mujeres... ellas y los chicos de pies alegres.

Como siempre, agradecido por tu prosa.

Pilar dijo...

Retrato del temerario. Del temerario hijo de mil putas, con el que a veces uno tiene -como el poli- la mala suerte de cruzárserlo.

Luis dijo...

Ya sabes en ocasiones ellas prefieren a los chicos malos.
En el caso de él, en una vida impulsada por una insana necesidad de adrenalina es imposible que pueda distinguir entre deseo y amor.
Un abrazo.

ethan dijo...

Un personaje ideal (Michel), descaradado, rompedor con las reglas, joven y fresco. Ideal, digo, para abrir una nueva ola cinematográfica.
Un abrazo!

Alís dijo...

Parece que en Patricia encontró la horma de su zapato, la persona ideal para potenciar su forma de enfrentar la vida.

Un beso

39escalones dijo...

Normalmente, cuanto más se quiere correr, más alta y gruesa es la pared de ladrillo hacia la que vas...
Fenomenal, como dice alguien por ahí, un trailer puro y duro.

ÁFRICA dijo...

Hola Raúl, a ti te quería decir yo una cosita: (tú sonríes)
Me quise hacer una foto, con tu libro elefantiasis (que conseguí gracias a que mi librería me lo pidió a la editorial)
La lectura fantástica, muchos ya te les había requeteleido; he tenido que leer de arriba, abajo, de atrás a, delante. Total un extraño ejemplar que espero que tenga premio.
Un beso.

Arancha C. dijo...

Si se vive trepidantemente toda la vida, toda la vida es demasiado breve. Pero si la vida que llevamos es larga, no hay que quedarse con las ganas de hacer al menos un paréntesis trepidante.

Beatriz dijo...

Buen homenaje al cine de Jean Luc Goudard.
Muy buena síntesis. La ví con el título de Sin aliento.
"El feo" enamoraba siempre en sus películas.
Recordar películas es también recordar momentos. Y se agradece-
un abrazo

Josep dijo...

Olvida el ayer, vive hoy, muere mañana, quema su juventud y quedan pavesas que el viento se lleva raudo.

Como ya han dicho, escribes el guión del trailer: breve, puro y duro....

Saludos.

Antonio de Castro dijo...

"Between nothing and grief..." "New York Herald Tribune!" "J'en ai marre, je suis fatigué, j'ai envie de dormir"... Una película inolvidable (¿la mejor que se ha rodado?), y un relato, o trailer, u homenaje, magistral.
(efectivamente, el título español tenía que haber sido "Sin aliento")

Torcuato dijo...

Haz reír a una mujer y será tuya. Aunque seas un Hijodeputa.

Bueno el relato pero se me hace corto e inconcluso.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Reconozco la película, esta vez si, porque me encanta Belmondo.
Tiene razón el anterior comentario cundo dice que a las chicas se nos convence fácilmente haciéndonos reir. ¡¡¡Hay tanta falta de buen rollo!!!
Tu relato abierto, como siempre, dando pie a todos los finales y a todas las interpretaciones.
Besosssss

María

piensaenbrooklyn dijo...

Siemrpe hay alguien que te pone en tu sitio.
Genial.

antonio dijo...

Donde podria encontra una Patricia asi........
Saludos.

roberto dijo...

Buen cuento-trailer. Y sí, Belmondo mola...

Isabel Pérez del Pulgar dijo...

Un adorable canalla?? no sé, a mí, hay momentos que me saca los nervios.

Ella está preciosa.....

Un saludo Raúl, gracias por dejarme tus huellas :)

Marcos Callau dijo...

Gran texto, Raúl, tan trepidante como el Peugeot. Esta amor automovilístico a toda carrera no se em antoja eterno pero sí inolvidable.

Belén dijo...

Ayyyy esos amores adrenalíticos!!!

besicos

Iris dijo...

Hubo un tiempo en que soñaba con una relación así, pero todo pasa...

Me gusta este relato tan fresco.

Un beso multicolor

PD: Mi post evidencia no es literatura, ya quisiera yo que lo fuera, ahora es mi cruda realidad

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Y por esto es por lo que un buen libro siempre es mejor que una buena película.

Un saludo.

campoazul dijo...

Buff...! Un resumen dinámico, acabé de leerlo estresada, por querer hacerlo a la misma velocidad que vive Michel, me estaba contagiando su ritmo. Muy bueno. Pero no sería yo la que me fuera con el de viaje, no, no...

Besos.

JAZZMINE dijo...

Raúl, te pasaste con tu comentario! muchas gracias me encanto como lo resumiste en tan sencillas palabras =)...

Gracias...

con respecto a Michel...

por cierto, la pasión y el amor suelen confundirse, van muy de la mano pero con la diferencia que el deseo es diferente, pues cuando amas compartes y haces parte de la vida de uno mismo en la otra persona, en la pasión satisfaces lo que tu necesidad en ese momento desea, esta puede acabar muy pronto o durar, al final la pasión termina y los cuerpos se vuelven viejos, creo que es mejor enamorarse que vivir con pasión siempre, pues en el amor pueden existir ambas cosas, en la pasión no ya que es un poco mas egoísta.

Francisco Machuca dijo...

Y recuerdo el final de Michel,allí tirado en mitad de la calle y diciendo en sus últimas palabras que está cansado,que quiere descansar.

Un fuerte abrazo,amigo.

manuespada dijo...

Me gusta el sabor que me ha dejado este post, como ablanco y negro y a chicos malos que deslumbras a las chicas a las que les gustan los chicos malos en blanco y negro con camisetas de tirantes blancas.

Ever Martínez dijo...

Interesante... Ya lo sabes Raúl.

mi nombre es alma dijo...

Una película como esta, se merece un poema como este:

À bout de soufflé
Yo también nací en los Campos Elíseos,
en París, en 1969.
Y las primeras palabras que escuché fueron:
"New York, Herald Tribune".


Jean Seberg con esos pantalones
tan negros y demasiado ajustados,
vendiendo el Herald Tribune en las calles
de aquel otro París
en blanco y negro.
La recuerdo contando
el final de Las palmeras salvajes,
aquella historia en la que una mujer
luchaba para cambiar su destino
y para ser más libre,
y cómo se le fue torciendo todo;
o cuando decidió
delatar a un cansado Belmondo
que ya no escapó más.
Secuencias de Al final de la escapada,
esa historia que vimos con subtítulos
en un antiguo cine de verano
que ya tampoco existe,
como nosotros
tampoco existíamos entonces.

Rafael Suárez Plácido

Juanjo dijo...

Me sabe (por lo de saborear) a relación, rápida, intensa, con final rápido y dramático, con el tiempo marcado, acotado, por la resistencia del fino hilo que los une.

El vértigo tiene algo de excitante, pero si se prolonga en el tiempo se convierte en una molestia.

Sinuosa dijo...

Vaya.., otra peli. El resumen es tan bueno que lamento no haberla visto.

DanielPérez dijo...

Otro gran relato, con personajes que se quedan contigo. He vuelto a escribir después de mi mes de ausencia, quizás no lo hayas notado de a mucho, pero igual me deleito contandote, jaja.
:) Gracias por seguir escribiendo.
Abrazos Raúl.

Javier dijo...

Acertada y grata descripción, como es costumbre, de dos estereotipos que constituyen el subconsciente colectivo de la afinidad pasional. Él, tan niño como canalla, divertido y transgresor, remueve y seduce el centro neurálgico de cualquier cúmulo estrogénico. Ella, cómplice y amante, es la evidencia de que ese deseo irrefrenable de jugar contra las normas conlleva un premio tangible y palpable de placer inmediato. Intenso y ardiente presente. ¿Para qué más?

Daniel Marmolejo dijo...

Me encanta ese amor desenfadado. Genial el texto Raúl, un abrazo

zayi dijo...

Yo quiero uno así....y mi vieja decía que los chicos con los que salía eran gamberros...creo que me quedé corta.
Muy bueno Raúl.
Un beso.

ana dijo...

Mira que no me canso de leerlo... Besos

Aventurer@ dijo...

Me dejé llevar por la pasión en el coche de Michael... Un buen relato lleno de frescura, de amantes, de peligro...cómo me gustó À bout de souffle y cómo me gustas lo que escribes. Feliz domingo.

Tesa dijo...

Conocí a un Michel de gran parecido físico a aquel actor que hacía de jefe y hombre de goma en los X-men.

http://www.vootar.com/imgs/elementos/1243264599_Los%204%20Fantasticos

Hijo de emigrantes españoles en Bélgica, era imposible no enamorarse de él con esa cara de guapín si te hablaba en francés.

Wuigi dijo...

Leo y no puedo dejar de pensar en la cancion de los Beatles, Michelle...

Saludos don.

-L.

Luzdeana dijo...

Un Belmondo cincuentón hacía estragos en nuestros corazones adolescentes con "El profesional". Irresistibles estos duros intrépidos... de lejos, claro, despiertan mi ternura.
Impecable, como siempre, tu texto. Tengo que verla.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Cada vez escribes mejor, paisano... Supongo que tu brillante imaginacion y tu ágil pluma ya estarán barruntando otro libro. Porque estilo y talento te sobra. Bueno, qué decir de Michel, pues que los canallas suelen ser buenos amantes, porque hay mujeres que admiran este vivir al límite.

Un abrazo.

Réquiem por Amor dijo...

puedo llamarte maestro, como a los toreros,con dos os
maestroo

Betuel Mercado dijo...

genial! Maestro!

Blanca dijo...

Un alma difusa vaga por Michel y se queda sin palabras, como tantas veces al leerte.

Un beso, Raúl.

techocolatecafe dijo...

Nunca me gustaron las bufonadas de los chulillos y siempre me he preguntado dónde estará el encanto de estos tipos que tanto enternece a algunas mujeres...

leo dijo...

Jo, pues yo lo que quiero es parecerme a Jean Seberg...

Francisco Ortiz dijo...

Más descriptivo que creativo esta vez.

sebas dijo...

Dos acciones de lo más irresponsable, la primera, el cometer el asesinato y huir en un coche robado, y la segunda, confundir deseo con amor.
Un saludo grande, Raúl.

Anónimo dijo...

Puede ser que tú le debas mucho al cine.
Pero empiezo a pensar que el cine te debe mucho a ti.


Salud .

(soy Reyes)

AdR dijo...

Lo mejor para seducir a las mujeres: un tipo duro y que se porte mal con ellas. Bueno, y también que mate a algún poli de vez en cuando, jajaja. A mí esto último todavía no me ha llegado :D

Abrazos.

Trancos dijo...

"Amie qui me ressembles
Tu es le seul miroir
Où je peux contempler ma jeunesse
Bonjour tristesse".

Con Franco y con De Gaulle éramos más jóvenes.

matias dijo...

Michel o miguel o Louis de la Baguette: sentados en un auto blanco a cien kilómetros por hora o 60, no han sentido aún el olor a quemado de las Michelin o el humo que se dispara del la nariz de un niño sicario. aún manejan a grandes velocidades, esquivan los vuelcos y conservan los parantes de sus autos descapotables. Saborean la libertad de un Cadillac dorado, de un Batman y porque no acuaman. Michel piensa en pastos y eso es grandioso y confuso, cree que patricia es Confucio que se nutre desde el alma y quizás descubra en el kilómetros 23 que idolatra a Louis de la Baguette, que apenas... él es un héroe con calzoncillos rotos. Miguel mira, espera el accidente, miguel tiene registro profesional, maneja ambulancia que atrapan mariposas negras, migues espera como Confucio sentirse un héroe, borrar una huella de asfalto, primeros auxilios… charla en su cena, a su otra patricia… lo vital que son los accidentes, lo merecido que son los accidentes que hacen eterno ese olorcito a quemado…

Amaya dijo...

Me gusta todo, desde el nombre del protagonista, el pelo a lo garçon de la chica... me evocan un próximo viaje que voy a relizar. Muy cinematográfico.

Enrique Páez dijo...

Me enamoré de ella desde la preadolescencia.

Cris (V/N) dijo...

Magnífico, como siempre :)

Mi padre, cuando sale de "viaje" siempre me dice: nena, au, carretera y manta!!

Besos Elefantiásicos, querido Raúl!

Isabel Romana dijo...

Me gusta mucho ese ribete de peligro con que rodeas toda la narración. No hace falta que sepamos más de lo que nos cuentas. Eres un maestro, raúl. Besos.

ALEX B. dijo...

Ví la película hace poco.Una delicia la verdad.
Aunque más que la historia en sí, me gustó la estética de las imágenes.
Me gusta mucho eso de la "temeridad del hombre optimista".
Un beso, Raúl.

Cuarentañera dijo...

Los chicos malos les encantan a las chicas, tal vez por esa necesidad que tienen las mujeres de transformarlos para que luego no le guste.
Como siempre leerte es ver un trozo de la peli. Un beso

Carla dijo...

Excelente narración Raul!

Anónimo dijo...

Siempre he creido que Belmondo muestra su lado más autodestructibo en esta película. Bueno, Belmondo o Godard. Y tú lo plasmas perfectamnte.
Un saludo.

Sergio C.

Cesar dijo...

Es la inconsciencia de la inmadurez eterna que no hay mujer que la cure, aunque lo intentará..

Ausencia Silenciosa dijo...

Hace rato que no pasaba por aquí... te recuerdo especialmente porque fuiste el primero que comentó en mi blogsito...

Un saludo, me sigue impactando la forma en la que escribes!

lopillas dijo...

Acción loca en tus letras tranquilas. La frase del humo del cigarro partiendo en dos la sonrisa, buenísima. Tengo que dejar de fumar.
Un abrazote

Leticia dijo...

A lo mejor el amor lo hace cambiar jaja
que ilusa soy...

un saludo =)

Maria Coca dijo...

Un relato magnífico. Muy visual pero vas más allá.

Enhorabuena.

Besos

Leizito dijo...

Me fascina la descripción que haces de michel, emocionalmente un tipo al parecer temerario pero sensible al creer que se ha enamorado de Patricia.

Buen relato.

Nómada dijo...

Ah! lo que daría a veces por ser irreflexiva!

Carme Carles dijo...

El mejor cartel para un película: Godard y Truffaut detrás, Belmondo y Seberg delante.
Inspirada en hechos reales lo que demuestra que la realidad supera con creces la ficción.
Salut

Elena dijo...

Pues fíjate que en mi recuerdo es ella la inmoral.