jueves, 8 de octubre de 2009

Arrebato

Una noche, tiempo después del incidente por el que me encuentro aquí encerrado, me soñé difuso, de virtud imprecisa, ingrávido...

86 comentarios:

iliamehoy dijo...

Espera. Bueno, ya vuelvo a respirar. Creyendo que sabía, sin saber, quería llegar al final
Estocada, y fugaz catalpesia.
Medio recuperada, solapo emociones y una certeza: genial!!!
Una sonrisa

ALEX B. dijo...

Hay que hacer caso a las señales.
No siempre lo son de malos augurios.
Qué habilidad para condensar la historia en tan pocas líneas..
Eres un virtuoso.
un beso

Dante B. dijo...

al principio pensé, por el banner,
en El exorcista o La noche del cazador...parece que no acierto los tiros o es que quizás ni siquiera había una diana.
Un abrazo

Cris dijo...

El banner sí es el del Exorcista, el Padre Carrás, si no me traiciona la memoria.... Raúl, ese "me soñé difuso" me ha encantado.... como tu relato, hoy algo más breve pero igual de intenso que el resto.... Que tengas un muy buen día, un beso :)

39escalones dijo...

Uf, cómo va desgranando, como señales, como augurios, a pinceladas, la historia hasta la eclosión final. No, si ya lo dijo Calpurnia, que hay que prestar atención a lo que se sueña. ¡Guárdate de los Idus de marzo! y todo eso...

Belén dijo...

Bueno, pero muchas veces se hacen cosas sin pensar... no te juzgues mucho...

;)

Besicos

Anacleta dijo...

Leo tu post y me digo:
Pilas nena con ese sueño recurrente del hombre que tienes atado a tu cama... Tendré que prestarle atención.

Un beso pensativo

Camy dijo...

Queda claro, una vez más, que la balanza de la justicia, se inclina hacia donde sus admnistradores de toga apuntillada y poseedores de cadencia didáctica, desean.
Pero eso, ya es historia.
Un beso

Anónimo dijo...

No es una novedad que todos tus relatos arañen temas delicados, soledad, malos tratos, muerte....Pero siempre lo haces desde un dominio total del lenguaje y con una delicadeza que hace que casi parezca que estés hablando de cosas mucho mas tiernas.
Un besoooo de casi finde.

María

POLIDORI dijo...

A pesar de lo bonito y lo bien escrito que está, no para de venirme a la cabeza aquello tan terrible de la diferencia entre "la verdad" y "la verdad judicial".





John W.

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

Texto rápido y sin dejarte respirar hasta el final, conciso y claro.Gracias.Un saludo.

Herman dijo...

Peliagudo monólogo.

JAUD NABIR dijo...

Coño, pero que bueno, plasmar esta introspección del personaje fratricida, embaucado por una defensa que a lo mejor se convirtio en su propio Juez. Saludos

ÁFRICA dijo...

Espero a la otra Historia. Un beso

AdR dijo...

Miel en los labios, eso es lo que escribes.

Abrazos.

Dana Andrews dijo...

Una historia muy apetecible para ser continuada. Se transmite a la perfección el amargo sabor del engaño.

Bárbara dijo...

Afortunadamente, contigo sabemos que tendremos aseguradas más historias. Y es que hay que escuchar el ruido de nuestras tripas...

Josep dijo...

Intenso relato que te apresa el ánimo hasta el final que abre un interrogante de interés; esa duermevela me da que la origina la consciencia del fraticidio perpetrado.

Ya sabes que los delitos familiares son los más atroces, incluso para quienes los cometen. Pablo incluído.

Espero, expectante, la continuación.

Saludos.

leo dijo...

Magnífico. ¿Nos contarás esa otra historia?
Saludos

Jaht dijo...

El susodicho juez se dará cuenta ahora, al releer la declaración, que el muerto era tu hermano, y que por tanto estaba bien traído el lógico eximente de arrebato.Pero sus señorías son seres muy ocupados y a veces, compréndelo, tienen pequeños deslices que no creo que pierdan tiempo en corregir.
Así pues vete pensando que si ¡veinte años no es nada!, que decía el tango, quince años es aún menos.

max dijo...

Como el autoengaño no deja de ser un esfuerzo mental, siempre encubierto,la mente que es muy egocentrica acaba haciendote ver que las cosas no son como tus las pretendes "controlar" y se rie de ti en los sueños, en el estomago, hasta que al final ya no puedes engañarte más y actuas para bien o para mal de los demás y del tuyo mismo.Excelente relato.Como siempre muy bien marcado el ritmo.

Tienes una manera de expresarte que me recuerdas a la gente de castilla, son esos tus origenes?

Galaxia dijo...

Tus escritos un néctar.
rimera vez que paso por estos pagos, me atrapaste, pasaré mas seguido...

Anónimo dijo...

¿Tienes algo publicado en papel?
Enhorabuena por este blog.

Amaia dijo...

Los caminos del amor son inescrutables Raúl,al igual que los del odio.Me ha sorprendido gratamente la redacción tan pulida del texto,hay días y días,verdad?

Un abrazo.

Ciao

Barbie-funcionaria dijo...

Me gusta lo que cuentas y el modo en que lo cuentas, así que prometo volver a echar una miradita con su permiso, por supuesto.

Bezitos
condió

Luis dijo...

Esas desagradables sorpresas que pueden trastornar al más tranquilo. Del arrebato ninguno estamos libres, lo interesante es lo que vida que se lleva después. Me recordó lo vivido por el personaje del Capitán y luego Monje Rodrigo interpretado por Robert de Niro en la pelicula La Misión.
Un abrazo
unaimagenpalabrasmil.blogspot.com

mi nombre es alma dijo...

Es mejor no hacer caso de los sueños, lo único que se hubiera conseguido atendiendo ese desasosiego nocturno es acabar antes en el lugar del encierro con los agravantes de premeditación y alevosía.

Si me permites, diré porque sólo mataste al hermano, dice un refrán popular a los que nunca hago caso que se mata lo que se quiere.

Un abrazo, leerte es arrebatar la vida y guardarla en el frasco del alma, cita mía.

Carmen dijo...

Señales, que muchas veces no vemos y otras que desoímos, como el protagonista de este relato, que se negaba a ver lo evidente. Así somos casi todos.
un abrazo

Miguel Baquero dijo...

Los jueves ya tiene uno memorizado pasar por aquí para leer un buen texto. Eso es algo asegurado y se agradece.

Vivian dijo...

Que bueno, me gustan estos relatos tuyos en los que vas creando una intriga que hace que vayas leyendo cada vez más rápido para saber que esconde el final.

Intrigada me has dejado con esa otra historia…

Un abrazo

Juanjo dijo...

Debió ser un arrebato "bajo en calorías".

Tesa dijo...

¿Un botijo sin pitorro???
¿pero qué botijo es ese?
...eso es un botijo capao.

¡A la horca, con el matón éste ...despitorrao!

sebas dijo...

Hola Raúl. Como siempre
Dejando sin palabras.
Me encanta la forma con la que llevas tus creaciones
A un verdadero escenario.
Un saludo grande.

Jean dijo...

(Y)! Me gusta mucho tu entrada muy cierta! =)

MindSoup dijo...

siempre los celos. bien pirata. viva la revolución. y cada vez somos más.

Leizito dijo...

Wow, fuerte. Yo me hubiera controlado, pero igual hubiera matadoo a mi hermano y a la perra de mi mujer por hacerme cachudo.

saludos desde peru, te mando mi blog para que le des una hojeada tambien: http://simplementemamarrachos.blogspot.com/

Silencios dijo...

Excelente Raúl, justicia y perdición, ummm.
Me suena, me suena ..... es muy temprano para un arrebato.

Mis besos fuera de la justicia.

Mariela dijo...

Buen relato, orador difuso...
Super interesante su blog!


Un cordial saludo
desde México

Polvora en la Sien dijo...

Saludos! paso, leo y ¿qué crees que me encuentro? ¿abogado?....encantada, futura abogada, actualmente alumna de segundo curso y acosada por el plan bolonia que me pisa los talones ^^ asique....comento encantada y prometo volver a pasarme. Así da gusto leer blogs.
Aloha!

Soul dijo...

Una novata en ésto, a la que estás ayudando a que le guste. La forma de decir las cosas plantea muchas visiones diferentes de las mismas.
Un saludo

Aire dijo...

tengo la mala o buena mismo costumbre que tú protagonista. Claro..que también tengo la misma repentina forma de actuar..así como de repente y sin premeditación..
Yo la hubiera matado a ella..claro..:) un beso..
Aire

The HellForger dijo...

De verdad que cuando escribes te metes en el personaje. Este es un personaje que se describe a si mismo como impasible y que al leer tus líneas se da uno cuenta que la narración corresponde exactamente con el personaje: tranquilo, sin sobresaltos, como si tuviera el control, o mejor dicho recuperando el control después del sobresalto que ocasionó el desaguisado.

Excelente narrativa. Gracias por tus historias.

Anónimo dijo...

Es la primera vez que paso por su blog y permítame decirle que he quedado embobada, no tanto por su historia porque ya se ha escuchado antes, sino que por el uso adecuado de sus palabras que hacen de su historia algo único.

Espero poder seguir leyendolo. Y de paso le agradesco por compartir con nosotros esa bella cualidad suya.

Nathalie

Lala dijo...

Yo tampoco entiendo por qué no se cargó también a la mujer...
Y bueno, puestos a comentar, no entiendo por qué hay que cargarse a nadie!
Opino que cuando pillas infraganti lo que no quieres pillar es mejor largarse y dejar a la gente que ya no merece la pena y para quien no mereces ya la pena.

Un besito


Lala


P.D. Sólo de ver el banner ya me inquieto, jisjisjis!

Francisco Ortiz dijo...

Pura atmósfera, puro misterio en tan pocas y buena líneas.

niildiitaa dijo...

wauu...
es un texto bastante intersante

moreiras dijo...

La última frase es, paradójicamente, la que genera toda la historia.

Un gusto como siempre.

Saludos

bardinda dijo...

Pocas palabras bien enlazadas para adentrarse en la escena.

Un saludo y buen fin de semana

Matías dijo...

Que buen relato!!!! hacía mucho que no me entretenía tanto un relato tan corto.

Ave Mundi Luminar dijo...

Como me suele suceder con tus textos, cuanto más los leo, más los disfruto...

Me quedo, a parte de la "aparente sencillez" con la que se desarrolla la trama, con ese punto de reflexión que nos induciría a pensar el porqué deseamos permanecer ciegos y reaccionar cuando ya es demasiado tarde... creo que es una constante en nuestro mundo, y sin duda un tema en el que emplear horas y horas de acalorados debates...

En esta ocasión además parece que hemos "conectado" con la temática en nuestros blogs.

Un abrazo.

zayi dijo...

será porque es más fuerte la decepción a la sangre que el perdón al ajeno???.
Besitos

Zepequeña dijo...

Espero que nos digas los porques...

Zepequeña.

nadasepierde dijo...

Es un don no adelantarse a los acontecimientos.
Ojalá pudiera.
Como siempre, tus relatos, impecables.
un beso

Isla dijo...

Mi alma ha quedado conmovida tras leerte, y sí, también, y por qué no decirlo, me la has dejado tambaleante y algo difusa...

La ingenua explosiva

Isla dijo...

Debo decirlo: Me has enganchado a tu alma y no creo que ya pueda desengancharme de tí...

La ingenua explosiva

Victoria Suárez Urbina dijo...

Lo primero que lei en su blog y me gusto mucho, lo relatado en tan pocas lineas. Las palabras se mezclan bien y nos enseñan una imagen muy clara, seguire leyendo los escritos.
saludos

lopillas dijo...

Juas, buenísimo. Cuánto dices que no escribes ó que sí escribes pero no. Claves.
Porque hay que ser bien ingrávido para que el sueño se lo quite la atenuante y no el arrebato.
Me sumo al coro que pide esa segunda historia. Promete.
Besos

MAMEN dijo...

hola. me llamo Mamen, me gusta lo poco que he leido de ti, me ajuntas en tu club? yo tambien tengo blog http://mamen-superbuenaonda.blogspot.com/ por si te quieres pasar. besos desde valencia

Daniel Marmolejo dijo...

Tenaz... Me gustan mucho tus textos, que usualmente esperan hasta el último momento para contarte todo.
Saludos

Susy dijo...

Algo o mucho sabía tu inconsciente de lo que acontecía, y te avisó. Sin embargo supongo que el arrebato se debió, dada la naturaleza que en tí declaras, a una cierta esperanza de que de una pesadilla se tratara. Y no.

Un beso.

periko dijo...

Qué onda espero que estés de lo mejor me gusta tu trabajo por eso lo estoy leyendo, estaba un poco indeciso en crear un blog por la cuestión de que voy hablar pero en fin creo que para poder escribir necesitas una idea y algunas veces la tengo habrá días que escribiré pura basura y otros que te sorprenderé, pero pues apenas acabo de crear mi blog y me gustaría que pudieras leer un poco de mi trabajo ok excelente tarde http://miultimanocheenelmundo.blogspot.com/

golpes_secos dijo...

me dejo como helado
el nombre pablo me recuerda a mi hermano y el relato me recordaron a mi hermano.
jajaja
esta buenisimo.

Daniel Rico dijo...

Magnifico, me gusto como el acusado detiene su atencio en la puntilla de las mangas del juez y no registra los razonamientos juridicos del abogado, evidentemente esta alienado, sigue tratando de evadir la evidencia de la realidad para no sufrir.

saludos!!

CabezaDeMonte dijo...

Caramba, no era para ponerse así, hermanito. A fin de cuentas, quien coño es el azar para decidir que contigo pan y cebolla de por vida. Y tú siempre te llevaste las más guapas, lo sabes, y últimamente ella se sentía sola, decía verte difuso, como ingrávido, no sé...Y ese pestillo que creí haber echado a tiempo...Bueno, creo que merodearé por aquí por un tiempo...y ya verás cuando consiga mover la lámpara de tu mesilla...

Isabel Romana dijo...

Quedo asbolutamente ignorante de la pelicula a la que te refieres, pero desde luego tu relato es magnifico. ¡Ay, por que salvaria a su mujer! Besitos.

saya dijo...

Buena historia
ahora me gustaria saber por que solo mato a su hermano y no a su mujer .
saludos

Iana dijo...

esta es la primera vez que entro a un blog y para ser lo primero que leo debo de admitir que no esta nada mal. Me gusto el final, mas que eso me gusto la forma de narrar la historia tan breve pero que te atrapa muy buen trabajo espero poder seguir leyendo mas...

saludos

manuespada dijo...

Interesante ambiente el que crea ese narrador en primera persona.

malena dijo...

otra historia?
me gustaria oirla.
buena mini, como siempre

Chispita dijo...

Sinceramente no se nmi que decir.

Anónimo dijo...

La infidelidad es como la muerte, no admite matices... M. de Girardin
Besos,
Mavi

COKRO Ediciones Digitales dijo...

IMPRESIONANTE,,SIMPLEMENTE LO LEO UNA Y OTRA VEZ, POR EL PLACER QUE ME GENERA LEER TUS PALABRAS..

UN SALUDO.. NO CAMBIES ESA MANERA DE ESCRIBIR QUE ES REALMENTE GENIAL

ALVARO

Duendecilla dijo...

Hola... al parecer tienes un don para contar las cosas ien ¿e?
Yo solo soy una simple principiante... Me encantaría que se pasara a mi desdichado blogger y pusiera un comentario de qué es lo que le parece...

Ula dijo...

Hay un tango que se llama "A la luz de un candíl" que me justifica la acción que en ese momento se produce. Cuestión de pasión, de sentimientos y de justicia. Sin embargo, si se hablaran las cosas, si se hiciera libre al otro, para ser más libres nosotros, tal vez nos lo pasaríamos mejor. Lo aconsejo.
Ánimo.
Un abrazo,
Ula

Daniel Uribe Aranda dijo...

saboreé tu historia
me llamó la atención lo sonora y cacofónica que es en algunas partes si se lee en voz alta...
lo mío es el lenguaje oral!

saludos :)

nómada dijo...

A ratos me da frío. Un frío que saca el aire de adentro en las últimas líneas. Releyendo, repensando, me pregunto el por qué de los (frecuentes) devastantes desenlaces.

Relajarse? Improbable... me temo. (No por falta de intentarlo).

Maria Coca dijo...

Magistral. Llevas el timón hasta el puerto que tú quieres. Me encantó el viaje.

nelly dijo...

Muchas veces te dejas guiar por tus sentimientos sin qu sea lo debido... todos lo sabemos!
es bastante fuerte esto que cuentas..
te deja con la intriga hasta el final
Me gusta! :)

Filos en Mundo de Sofía dijo...

Lindo lugar, de seguro seguire regresando.

Saludos

Elva*

Claudia. dijo...

Genial. Crudo? no sé, no domino las palabras correctas

Lentejas dijo...

Como otros, yo también espero la otra historia.
Genial. Un saludo.

Alicia dijo...

y que habria sucedido si esa sensación no hubiese existido?.. los andares de la mente llegan alguanas veces a alterarnos más de lo que lo hacen nuestros sentimientos..
Me gusto mucho tu escrito..

Mayte Llera (Dalianegra) dijo...

Hola de nuevo, mi querido Raúl, ayer no pude leer este post tuyo que me quedaba pendiente y he vuelto hoy sobre él, para comprobar que es el precedente del último que has escrito y que es una especie de declaración novelada realizada por un fraticida. Seguiré con ansia el resto de sus declaraciones de tu mano, que imagino, como buen letrado, sabrás llevarnos por los intrincados caminos del crimen pasional. Y no me agradezcas mis comentarios, chiquillo, que son los lógicos de quien lee, con la atención que se merecen, tus cuidados textos. Un besote fuerte.

Jose Miguel Adaros dijo...

Las señales, tramposas acciones, circunstancias o detalles que sólo cobran sentido cuando devienen los hechos, ojala pudiésemos leer oráculos con la precisión de un vidente o chaman, pero no podemos sino resignificar señales... y a la larga duele vivir en la ilusión de tener la posibilidad de haber cambiado algo, si tan solo hubiésemos sabido, si tan solo hubiésemos atendido o leído bien, las señales...

Francisco Machuca dijo...

Se me escapó este relato,amigo.
"me soñé difuso,de virtud imprecisa,ingrávido." Atrapa este cuento excelente.
¿Que tal llevas el libro?

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Perdona que me entrometa de estos modos y con estos pelos, pero creo que debería ser "en cuánto AL porqué sólo maté a mi hermano...".

Un saludo y mi enhorabuena.